El domingo pasado Australia registró una temperatura asfixiante de récord: nada menos que 47,3 grados, el más cálido desde 1939. Lo cierto es que está haciendo tanto calor en el verano australiano, que cientos de murciélagos están, literalmente, friéndose vivos debido a las altas temperaturas.

Con esta ola de calor, un efecto secundario del cambio clim√°tico, la vida para los humanos es dif√≠cil, pero para algunos animales es letal. En los √ļltimos d√≠as se han reportado infinidad de casos de aves que necesitaban ser rehidratadas. Los koalas de toda la regi√≥n estaban siendo pulverizados para mantenerlos frescos.

La peor parte se la est√°n llevando cientos de murci√©lagos, todos muertos porque no ten√≠an suficiente cobertura para protegerse del calor. De hecho, los rescatistas de animales en Sydney describieron escenas ‚Äúdesgarradoras‚ÄĚ de docenas de murci√©lagos beb√©s muertos apilados en el suelo.

Al parecer, mientras los murciélagos adultos buscaban sombra cerca de un arroyo, los bebés quedaron colgando de los árboles sin medios para sobrevivir al calor. Muchos fueron encontrados dispersos sobre el terreno. Otros murieron antes de que cayeran.

Advertisement

Lo cierto es que los murci√©lagos se han adaptado al clima c√°lido de Australia, pero esta especie en particular es incapaz de regular la temperatura de su cuerpo cuando el exterior se eleva por encima de los 40 grados, siendo los j√≥venes son especialmente vulnerables. Seg√ļn los expertos:

Tienen menos tolerancia al calor. Su cerebro simplemente se fríe y se vuelven incoherentes. A menudo, simplemente se pondrán demasiado calientes y caerán al suelo mientras los adultos buscan sombra.

Advertisement

Decenas de voluntarios y rescatadores pasaron el domingo recogiendo cuerpos de unos 200 murci√©lagos, la mayor√≠a de los cuales eran beb√©s. Adem√°s, se espera que la cifra de muertos aumente a miles, ya que muchos a√ļn colgaban de los √°rboles y eran inalcanzables para los voluntarios. Como se pod√≠a leer en Facebook a trav√©s de una organizaci√≥n:

Muchos cachorros estaban respirando por √ļltima vez... Hubo l√°grimas derramadas y corazones hundidos. Es devastador cuando una colonia como la local cae as√≠ debido al calor, esta colonia necesita m√°s cobertura y √°reas sombreadas para ayudar con nuestros veranos calurosos, ya que este episodio seguramente no ser√° el √ļltimo.

Advertisement

Lo cierto es que esta clase de murciélago, el llamado zorro volador de cabeza gris, es una especie vulnerable, ya que quedan alrededor de 400.000, frente a los casi 600.000 de 1989.

Los murciélagos viven en bosques y pantanos a lo largo de la costa este de Australia y juegan un papel importante en la polinización y el transporte de semillas. Sin embargo, estas olas de calor, cada vez más intensas y continuadas, amenazan con el fin de la especie. [National Geographic, BBC]