Advertisement
Advertisement

En la misma se modela la propagación de una hipotética pandemia en el Reino Unido. A la izquierda se muestra cómo se mueve una enfermedad en condiciones normales. A la derecha cómo se mueve cuando las personas se lavan las manos al menos cinco veces al día más de lo habitual.

¿Cómo lo hicieron? A través de 29.000 personas que se ofrecieron como voluntarios para entregar los datos de ubicación de su teléfono a la BBC, junto con un registro manual de con quién entraron en contacto. Los matemáticos luego modelaron los resultados para simular la propagación de un virus similar a la gripe, como se describe en este artículo científico para la revista Epidemics.

Advertisement

Luego experimentaron con variables tales como si las personas comenzaran a lavarse más las manos. Según el análisis científico anterior, estimaron que el lavado de manos reduciría la transmisión en un 22%. En el modelo, 90 días después del comienzo del brote hipotético, la simulación predijo que 42 millones de los 66 millones de personas del Reino Unido habrían contraído la enfermedad. Sin embargo, en el escenario del lavado de manos con frecuencia, la cifra es de alrededor de 17.5 millones, menos de la mitad.

Hay que tener en cuenta que la hipotética pandemia parece mucho más infecciosa que el coronavirus, que en poco más de dos meses ha infectado a cientos de miles de personas en lugar de millones. Por eso, aquí el punto a tener en cuenta es la diferencia entre los dos escenarios. [Business Insider]