A menudo pensamos en las garrapatas como esos desagradables bichos esféricos del tamaño de un guisante que se le quedan pegados a nuestro pobre perro cuando lo llevamos al campo. La realidad es que ese no es el aspecto que debemos temer. El CDC ha publicado una interesante imagen para ilustrarnos.

Advertisement

La imagen muestra un Muffin moteado con diminutas semillas de amapola, solo que no todas son semillas. Entre ellas hay cinco garrapatas. Esta es la imagen completa:

Y aquí la parte con los cinco odiosos parásitos:

Advertisement

No son difíciles de encontrar una vez te dicen que están ahí, pero probablemente no te hubieras fijado en ellos sin ninguna advertencia. Las garrapatas son diminutas antes de picar a su presa, pero una vez fijan su boca en ella, chupan tanta sangre que se hinchan hasta el tamaño por el que probablemente las conoces. El problema es que para cuando llegan a ese estado visible es que ya te han picado. Su picadura no es dolorosa, pero el parásito se aferra de tal manera que es difícil de quitar sin que la picadura se infecte, y su saliva puede contagiar al ser humano enfermedades tan peligrosas como la enfermedad de Lyme o la tularemia.

La intención del CDC no es causarnos repulsión gratuitamente, sino ilustrarnos sobre su tamaño. Las garrapatas no se suben a la comida. Lo que hacen es acechar pasivamente entre la maleza a la espera de que una posible presa pase cerca para dejarse caer sobre ella. Ahora que llega el verano, el CDC recomienda tener mucho cuidado con ellas, especialmente si tienes niños y mascotas.

Advertisement

Entre las recomendaciones para evitar picaduras está revisar a los niños pequeños cuando llegan a casa (especialmente entre el pelo y en zonas como la parte interior de los codos, las axilas o detrás de las orejas) y bañarse nada más llegar de un agradable paseo por el campo para que siga siendo agradable. En algunas regiones rurales también es recomendable consultar al pediatra por si recomienda vacunar a los niños pequeños. [vía CDC]