Gran noticia. Tras dos masivas manifestaciones en la capital húngara, Budapest (en la imagen la del pasado martes), el gobierno del país ha decidido retirar su polémico plan de establecer un impuesto a los ciudadanos por el uso de Internet. El primer ministro Viktor Orbán acaba de anunciar que cancela el plan inicial. Una prueba de que manifestarse, protestar y salir a la calle contra las leyes absurdas, funciona.

El gobierno húngaro pretendía establecer un impuesto de 150 forintos (unos 49 céntimos de euro/62 céntimos dólar) por cada gigabyte de tráfico de datos consumido por cada usuario. El impuesto lo pagarían los proveedores de Internet que, a su vez, lo recaudarían de los ciudadanos. Sería el primer país en el mundo en imponer semejante medida.

El plan causó tal indignación que decenas de miles de ciudadanos salieron a la calle en protesta. Hoy el primer ministro ha desistido en su intento y cancelando el plan. La comisaria de Agenda Digital de la Unión Europea, Neelie Kroes, ha sido una de las primeras en aplaudir la decisión:

Advertisement

Puedes ver aquí y aquí imágenes de las movilizaciones en Hungría que han forzado al gobierno a dar marcha atrás. España, es tu turno de tumbar la nueva y vergonzosa Ley de Propiedad Intelectual. [vía Hungary Today]

Advertisement

Imagen de apertura: Attila Nagy

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)