Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.
Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.

Hay televisores 4K HDR mejores o más baratos, pero el Sony XH90 tiene todo lo que necesitas (incluyendo soporte a PS5)

Ilustración para el artículo titulado
Foto: Carlos Zahumenszky / Gizmodo

Llevaba tiempo con ganas de darle una vuelta al mueble del salón. Fundamentalmente quería actualizar el receptor audio-vídeo para cuando lleguen la PS5 y la Xbox Series X. Por el camino Sony me llamó para probar durante un mes su nuevo televisor LCD 4K de gama media, el XH90.

Advertisement

Ahora mismo tengo un receptor Audio-Vídeo Denon que es el encargado de conectar el Apple TV, la Switch, la PS4, la PS4 PRo y la Xbox 360 a mi televisor de 50 pulgadas (que solo tiene 3 HDMI). Mi idea era retirar la PS4 y la Xbox para hacer sitio a la PS5 y a la Xbox Series X (cuando pueda comprarlas, que entre las dos sale mil euros la broma).

Mi idea, lamentablemente, tenía varios puntos flacos. El primero es que aunque el receptor AV que compre sea compatible con el nuevo estandar HDMI 2.1 (necesario para poder disfrutar de la PS5 en modo 4K a 120fps), mi viejo televisor no soporta ese estándar. El XH90 se ha encargado de revelar ese fallo y de paso me ha hecho replantearme completamente el salón.

Advertisement

El XH90 (X900H en Estados Unidos) es la última renovación de Sony en su gama de televisores LCD 4K HDR. También es uno de esos dispositivos que te hacen replantearte cosas. La primera es ese mantra que nos repetimos, un poco para consolarnos, de que no necesitamos tantas pulgadas. -Naaah. ¿Para que quiero tantas pulgadas si mi salón es pequeño? Es demasiado caro para lo que ofrece y la calidad de imagen es mejor en diagonales más pequeñas.-

Advertisement

Todo mentira.

¡Mentira, mentira y mentira! Nos repetimos esas mentiras a nosotros mismos para no ceder a la idea de cambiar nuestro viejo televisor (en mi caso un LG que ya tiene seis años pero que funciona como el primer día) por uno más grande y más avanzado, pero probar el XH90 ha hecho que me rinda a la evidencia. Más pulgadas es mejor. Tan solo necesitas suficiente ancho de pared. Si tu mueble no lo permite, córtalo para hacer hueco o trocéalo con un hacha y échalo a reciclar. En serio. La diferencia entre 50 y 75 es un abismo del que ya no se regresa. Yo ya he caído en él. Tú quizá puedas salvarte si dejas de leer ahora.

Advertisement
undefined
Arriba, la Sony XH90, abajo, mi televisor de 50 pulgadas al que pronto tendré que regresar. Quiero llorar.
Foto: Carlos Zahumenszky / Gizmodo

XH90: precio y tamaños

Si no tienes espacio para tanta pulgada por el motivo que sea (el de 75 pulgadas que he probado ha cabido de casualidad por la escalera del edificio. Uno de 85 hubiera tenido que meterlo en casa por la ventana.) te alegrará saber que hay varias diagonales a elegir. El XH90 está disponible en tamaños de 55, 65, 75 y 85 pulgadas. Los precios oficiales en España son de 1399 (KD-55XH90), 1699 (KD-65XH90), 2499 (KD-75XH90), y 3499 euros para el descomunal modelo de 85 pulgadas (KD-85XH90). Ahora mismo ya se pueden encontrar ofertas de 899 euros para el modelo de 55 pulgadas y de 1999 euros para el de 75, lo que ya se acerca bastante más a los precios actuales en Estados Unidos donde la página oficial de Sony ofrece los modelos por $999, $1399, $1999 y $2499.

Advertisement

Diseño exterior y puertos

El XH90 de 75 pulgadas mide 167,4 x 96,1 x 7,1 cm (sin las patas) y pesa 40 kilos. La caja se puede mover cómodamente entre dos personas siempre y cuando no tengas que librar esquinas muy cerradas. No es un televisor particularmente fino (el modelo de 75 pulgadas tiene 7cm en su punto más grueso) por lo que no es especialmente adecuado para soportes de pared si lo que quieres es que quede muy pegado a esta. Pese a ello es compatible con soportes VESA del tamaño correspondiente.

Advertisement

Las patas tampoco son especialmente pequeñas (miden 41cm de profundidad). Lo que sí tienen es un excelente diseño. Para calzarlas solo hay que introducirlas en sus correspondientes orificios. No tiene tornillos ni necesita más instalación que eso. Es un buen punto cuando lo que necesitas calzar es algo tan pesado y encima frágil.

undefined
Necesitarás un mueble de al menos 170 x 45cm para el modelo de 75 pulgadas.
Foto: Carlos Zahumenszky / Gizmodo
Advertisement

Además, las patas tienen un mecanismo interno que podemos ajustar antes de calzar el televisor. El mecanismo tiene dos posiciones, una deja la pantalla más a rás de mueble. La otra en una posición más elevada. Esta última posición es ideal si tenemos una barra de sonido, porque así podemos ponerla delante del televisor sin que nos tape la pantalla. En la posición elevada hasta podemos poner las consolas debajo de la pantalla... siempre que no sean las de nueva generación, claro. La PS4 me consta que sí cabe.

undefined
Los puertos del XH90 en la parte posterior.
Foto: Carlos Zahumenszky / Gizmodo
Advertisement

En la parte trasera, el XH90 lleva 4 puertos HDMI, de los cuales dos son HDMI 2.1 (a la espera del firmware que los active. Ahora mismo funcionan como 2.0). Además, tiene dos USB para conectarle discos duros y reproducir vídeo desde ellos, pero no para grabar. Bajo estos encontramos salida de audio digital, salida de auriculares de 3,5mm, entrada de vídeo compuesto, ethernet, un puerto para antena convencional y dos para satélite. A nivel de conexiones inalámbricas, el televisor soporta wifi 5ac y Bluetooth. Aunque su sistema operativo es Android TV 9 (lleva Chromecast integrado, por así decirlo) es compatible con Apple AirPlay y Homekit. También tiene soporte para Alexa si usas el asistente de Amazon.

Calidad de imagen

El Sony XH90 lleva un panel VA-Type LCD en lugar del IPS que tenía su antecesor de 2019. Los paneles VA (Vertical Alignment) tienen mejor brillo y reproducción de color que sus primos IPS, pero a cambio ofrecen peores ángulos de visión. En este caso concreto se aprecia un ligerísimo viraje de color, especialmente en los tonos blancos, si miramos el televisor desde un lateral extremo. No es para nada un defecto intolerable y está en la misma liga que otros televisores LCD. Hay que ponerse practicamente de lado para apreciarlo. Si vas a ver la tele desde ahí, el cambio de color es la menor de tus preocupaciones. El XH90 tampoco tiene la tecnología X-Wide del XH95. Es una pantalla pensada para ver de frente. Tenlo en cuenta a la hora de pensar como encajaría en tu salón.

Advertisement
undefined
Todo es mejor con Hugo Weaving. Especialmente los televisores.
Foto: Carlos Zahumenszky / Gizmodo

El XH90 es un Full-Array LED, pero Sony no ha ofrecido el dato sobre cuántas zonas de iluminación tiene el sistema local diming del XH90. Se cree que la razón es que tiene muy pocas. Si las pruebas que han hecho en Digital Trends no son erróneas, tiene solo 16 zonas de retroiluminación separadas en una matriz de 4 x4. A pesar de ello, la pantalla gestiona de una manera espectacular la retroliluminación de manera que prácticamente no se aprecian irregularidades como el temido bandeo o fuga de color. Este fenómeno que en inglés se conoce como Blooming, Banding o Clouding es el que hace que aparezca un halo de luz brillante alrededor de los objetos blancos o muy brillantes sobre fondo negro. Se aprecia, por ejemplo, si vemos letras blancas sobre fondo negro, en el logo de arranque de la PS4, o también cuando un objeto muy brillante se mueve demasiado rápido por un fondo oscuro. En la Sony XH90 el fenómeno es prácticamente inexistente.

Advertisement

El brillo del televisor (de nuevo medido por Digital Trends. Sony no especifica ese dato) es de 750 Nits. No es demasiado y desde luego no te evitará tener que cerrar las persianas si tienes ventanas grandes en el salón por las que entre mucha luz (como es mi caso). El color es el habitual en los televisores Triluminos Sony, o sea, espectacular. En algunos casos sí que he notado un brillo quizá algo excesivo en los tonos más claros producto del HDR, pero no es algo que moleste en absoluto y de hecho no estoy seguro de si es que estoy acostumbrado a la iluminación de mi viejo televisor. El HDR, por cierto, no es el HDR10+ que actualmente se considera lo más de lo más en esta tecnología, sino HDR10). Conviene recordar que el XH90 es un gama media dentro de los televisores. De todos modos la riqueza de tonos entre zonas iluminadas y zonas oscuras es exquisita y está a la altura de otros televisores mucho más caros.

Un par de comentarios sobre los modos. Si pulsamos el botón de configuración accederemos a un cómodo menú inferior en el que podemos cambiar entre varios modos de visualización: Viva, Estándar, Cine y Personal. (El modo juego solo se activa cuando iniciamos un dispositivo externo por HDMI). En mi opinión personal esto es como las ecualizaciones en unos auriculares. Cada cual tiene su gusto personal. A mi, por ejemplo, me gusta el modo estándar, pero habrá gente que prefiera el modo cine, más sobrio y cálido en color, pero con mejor contraste. Es una cuestión de ir probando. La buena noticia es que para cambiar de modo no hay que bucear en la configuración. Puedes hacerlo con apenas cuatro clics.

Sin embargo, si eres de los que gustan de ajustar la calidad de imagen hasta la extenuación, te encantará el XH90. El menú ampliado tiene una cantidad de opciones que roza lo demencial. Puedes activar y desactivar funciones de imagen y ajustar todo mediante controles deslizantes desde el contraste a la temperatura de color. Por poder hasta puedes calibrar la pantalla mediante un calibrador externo. Si quieres ver un paseo detallado por los ajustes tienes un vídeo sobre estas líneas.

Advertisement

El XH90 es una auténtica maravilla para ver cine o series, y gran parte de este mérito se lo lleva no solo el contraste o el color, sino el trabajo de reescalado a 4K que el procesador de imagen y la tecnología X-Reality Pro hacen de fuentes como los Blu-Ray. He visto varias películas en 4K con el modo Ultra-HD de Netflix. Después he visto otras en Blu-Ray 1080p, y la calidad es realmente difícil de diferenciar. También he probado con un DVD antiguo, pero eso ya no hay quién lo arregle en 2020. Píxeles como centollos.

Advertisement

El modo para videojuegos del Sony XH90 hace que jugar sea una auténtica gozada, sobre todo con una diagonal tan grande y juegos que soporten el modo HDR como Doom Eternal. El televisor detecta automáticamente que lo que hemos conectado es una consola, pero no activa el modo juego por defecto. Lo que hace el modo de imagen de juego es regular las luces y las sombras, pero en juegos en los que esta corrección se hace desde la consola no dejo de preguntarme si es mejor jugar en modo juego o dejar el estándar.

Hablando de gaming, hay dos notas importantes que añadir al respecto. La primera es que aunque el XH90 es compatible con tasas de refresco variable o VRR, esta opción no está disponible aún. Lo mismo ocurre con la tecnología ALLM (Auto Low Latency Mode). Ambas tecnologías están asociadas al HDMI 2.1 y llegarán en el futuro vía actualización. Suponemos que ese parche del firmware llegará más o menos cuando lo haga la PS5 a finales de este mismo año pero no hay un anuncio oficial al respecto.

Advertisement
undefined
Foto: Carlos Zahumenszky / Gizmodo

Sonido

El Sony XH90 lleva el sistema de altavoces Acoustic Multi-Audio desarrollado por Sony para sus televisores de grandes diagonales. Consta de dos altavoces Bass Reflex de 10+10 vatios a los que se suman dos tweeters en la parte posterior destinados a mejorar la calidad del sonido posicional. ¿Lo consiguen? Sin duda. El XH90 ofrece un sonido muy digno y la sensación espacial al ver una película o jugar a un juego es bastante buena. La potencia del sistema de audio también es muy elevada en términos de volumen bruto. No he sido capaz de subirlo a tope. Normalmente no he tenido que pasar del 20 en el control de volumen para escuchar una película sin problemas. El dial llega hasta 100 y solo he soportado exactamente tres segundos en ese nivel.

Advertisement

El sistema de sonido soporta Dolby, Dolby Atmos y DTS, aunque no la estupenda tecnología Voice Zoom que permite realzar las voces sobre el ruido de fondo y que ya pudimos probar en el altavoz Sony SRS-LSR200. En general el audio cumple con creces. Los tweeters ofrecen un posicionamiento de las voces muy decente y la suficiente potencia como para pases un tiempo sin pensar en una barra de sonido. Su punto más débil son los graves. Tienen algo de pegada, pero ni de lejos la que lograrás con un sistema externo de altavoces. El sonido es sutilmente metálico.

Advertisement

El mando

Soy consciente de que el XH90 es un gama media, pero el mando podría haber recibido algo más de cariño por parte de los diseñadores de Sony, sobre todo acompañando a un dispositivo que puede llegar a costar 2000 eurazos. Mi principal queja con él es el sistema de navegación por los menús. El XH90 es un televisor Android, lo que significa que vas a pasar mucho tiempo moviéndote arriba y abajo, izquierda y derecha. Para ello, la única herramienta es un pad direccional con un botón central. El disco que contiene los botones de dirección se ha reforzado un poco, pero el botón que se usa para confirmar cualquier selección sigue siendo de goma, y los botones de goma son como los pimientos del padrón. Unas veces veces hacen clic, y otras no. Echo muchísimo de menos el mando táctil de Apple TV, cosa que nunca pensé que sucedería porque no me parece un buen mando para nada, pero su superficie táctil es netamente superior a los botones a la hora de navegar.

Advertisement

También hubiera estado bien algún tipo de diferenciación táctil de los botones de función de Android TV que no obligue a mirar todo el rato a la luz de la pantalla qué botón estamos pulsando. Lo mismo aplica a los controles de volumen y canales del televisor, que son idénticos. Finalmente, hubiera sido muy de agradecer una batería interna recargable en lugar de las tradicionales pilas AAA. En términos generales no es que el mando del XH90 sea malo bajo ningún punto de vista, pero se echa de menos algo de la sofisticación del televisor al que acompaña.

Advertisement

En resumen

La XH90 de 75 pulgadas cuesta 2000 euros. Es un precio elevado, pero muy por debajo de la calidad de imagen de este televisor, que es tan buena que podría competir con televisores de otras marcas mucho más caros. En lo que respecta a relación precio-calidad, es una compra recomendable al 110%. La única salvedad es, como decíamos, que tendremos que esperar al parche para disfrutar de compatibilidad completa con la PS5, pero tratándose de la consola de Sony quiero pensar que la compañía se dará prisa en asegurarse que la nueva Play se vea a la perfección en sus propios televisores.

Advertisement
undefined
Foto: Carlos Zahumenszky / Gizmodo

Comenzaba este artículo diciendo que el XH90 me había hecho replantearme el salón, y no estaba mintiendo. El televisor tiene 4 puertos HDMI, lo que hace que el receptor audio-vídeo que pensaba comprar sea prácticamente innecesario (solo gano un puerto) salvo por los altavoces. Android TV es realmente cómodo de usar y me proporciona acceso a todos los servicios que uso habitualmente (Netflix, Amazon Prime, Disney Plus y Plex). En otras palabras, ya no necesito el Apple TV. Lo que además me libera un HDMI para consolas y tengo exactamente los 4 que necesito. En definitiva, que de los tres mandos a distancia que usaba antes, he pasado a usar solo uno.

Advertisement

2000 euros es un precio elevado, pero si tenemos en cuenta que me ahorro 300 del receptor audio-video nuevo y otros 200 del Apple TV 4K que acabaré teniendo que comprar si quiero ver contenidos de streaming a esa resolución el precio se queda en 1500. Se que es un cálculo torticero, pero de alguna manera tengo que justificar el cambio en mi cabeza. También soy consciente de que estas matemáticas no le valdrán a todo el mundo, pero lo que si os puedo asegurar es que el XH90 de 55 pulgadas por 1000 o el de 65 por 1400 son ofertas realmente buenas para el equipo que te llevas a casa, que es fantástico.

Editor en Gizmodo, fotógrafo y guardián de la gran biblioteca de artículos. A veces llevo una espada.

Share This Story

Get our newsletter