Foto: Steve Halama / Unsplash.

Independientemente de lo bien o mal que haya ido tu entrevista de trabajo, siempre hay un momento un poco embarazoso. Es ese en el que ya no sabes si continuar la conversación o despedirte, pero hay una forma de evitarlo, que es formulando una pregunta concreta.

Advertisement

Marshall Darr es experto en gesti√≥n de personal en la compa√Ī√≠a de servicios financieros Gusto. En un post publicado en Medium, Darr explica que siempre llega un momento en el que todas las preguntas importantes ya se han formulado y el entrevistador simplemente quiere terminar. En ese momento suelen preguntarte si tienes alguna pregunta m√°s. Darr sugiere esta:

S√≠, ahora que lo pregunta: ¬ŅCu√°l es el mejor momento que recuerda trabajando para la compa√Ī√≠a?

Aunque suena inocente, Darr asegura que la ha utilizado varias veces y siempre da buen resultado. Por un lado, permite obtener una perspectiva √ļnica e interesante de la empresa en la que est√°s intentando entrar. Si la entrevista es con tu futuro jefe, la pregunta te permitir√° adem√°s conocerle un poco mejor y saber de antemano un poco de su manera de pensar o de su concepto de √©xito.

Advertisement

Si no es capaz de responder a la pregunta quiz√° debas ser t√ļ el que se replantee si quiere trabajar para esa compa√Ī√≠a. Un trabajador que no recuerda un buen momento en una compa√Ī√≠a es porque no est√° contento (y eso ya es de por s√≠ mala se√Īal) o porque la empresa no recompensa debidamente los logros.

Finalmente, hacer esa pregunta hace que tu interlocutor deba recordar una situación agradable, gira la conversación hacia un tono más cordial, y mejora la percepción que el entrevistador se haya formado sobre ti cuando piense en qué candidato elegir. [End Your Interviews Like This | Marshall Darr via The Muse]