Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.
Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.

Ni diurnos ni nocturnos. Un nuevo estudio revela que hay seis tipos de personas según sus horas de actividad

¿Eres de esas personas que por las mañanas no hay quien te levante y vas medio dormido a todas partes pero por las noches puedes trabajar o estudiar de manera incansable? A menudo nos decimos noctámbulos o diurnos, pero resulta que hay más cronotipos diferentes de los que pensábamos. Un nuevo estudio ha revelado seis.

Advertisement

Los cronotipos son la manifestación física y psicológica de nuestros ritmos circadianos. Nuestro reloj interno hace que el organismo responda de diferentes maneras en función de los ciclos de luz y oscuridad. Sin embargo, no todo es blanco o negro ni hay personas completamente diurnas o completamente nocturnas. Para hallar los tonos de gris intermedios, el investigador en psicología humana de la Universidad RUDN Dmitry S. Sveshnikov ha realizado un estudio con 2.300 voluntarios.

El estudio no solo consistía en una batería de test para tratar de conocer las pautas de actividad de los participantes. Además se practicaron estudios de sueño para medir el grado de vigilia o adormecimiento de cada participante a lo largo de todo el día.

Los resultados del estudio apuntan a que existen seis cronotipos diferentes en función de las horas del día a las que estamos más o menos activos. A tenor de la solidez de los resultados, los investigadores dan los datos como buenos.

Eres de los que comienzas la mañana lleno de energía pero vas decayendo y a la noche ya no hay quien te active? Definitivamente eres del tipo matinal. ¿Te levantas bien pero a mediodía estás para el arrastre y luego vuelves a recuperarte a medida que avanza la tarde? Probablemente encajes mejor en el tipo diurno soñoliento. Los seis cronotipos son:

  • Matinal: Activo por las mañanas y decreciente a lo largo del día
  • Vespertino: Exactamente al revés. Comienza la mañana sin energía pero la va recuperando a medida que avanza el día con el máximo en la noche.
  • Hiperactivo: Mantiene un alto nivel de actividad todo el día.
  • Diurno soñoliento: Comienza activo pero su cronotipo decae rápidamente a mediodía. A partir de ahí se recupera hasta un nuevo pico nocturno.
  • Diurno: El inverso del anterior. Su máxima actividad es en horas centrales del día.
  • Moderadamente activo: Baja actividad a lo largo de todo el día.
Ilustración para el artículo titulado
Imagen: Universidad RUDN
Advertisement

El cronotipo más común es el vespertino. Un 24% de los sujetos de estudio pertenecen a él. El siguiente más común es el diurno somnoliento (18%) seguido del moderadamente activo (16%), y matinal (15%). El cronotipo menos común es el de los hiperactivos durante todo el día.

Los cronotipos se refieren fundamentalmente al nivel de alerta y somnolencia, lo que a su vez determina mucho el nivel de actividad. En otras palabras, son una clasificación solo de ritmos circadianos. Hay muchos otros factores que influyen en nuestro estado de actividad, desde enfermedades a la propia alimentación, estado físico, edad o calidad del sueño. Con todo, la clasificación de Sveshnikov es un interesante punto de partida para estudiar nuestros ciclos de sueño y vigilia desde algo más preciso que una simple categorización bipolar. [Universidad RUDN vía Science Alert]

Editor en Gizmodo, fotógrafo y guardián de la gran biblioteca de artículos. A veces llevo una espada.