Imagen: NOAA.

Mientras Irma, el huracán más fuerte jamás registrado en el océano Atlántico, continúa ocasionando estragos en el Caribe, dos nuevas amenazas han surgido: los huracanes José y Katia. Aunque es inusual que tres huracanes estén activos al mismo tiempo en el Atlántico, no es algo sin precedentes.

A inicios de este año, científicos de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de los Estados Unidos (NOAA), predijeron una temporada de huracanes bastante activa, y ahora podemos estar seguros de que tenían razón. Los nuevos ciclones, José y Katia, son las tormentas número 11 y 12 que han sido nombradas en el Atlántico durante 2017, y todavía quedan ocho tortuosas semanas más en la temporada oficial de huracanes.

Tres huracanes simultáneos en la cuenca del Atlántico parece algo extremo, pero es algo que sucede al menos una vez cada diez años. “Durante la era satelital se han registrado tres o más huracanes simultáneos en los siguientes años: 1967, 1980, 1995, 1998 y ahora, en 2017”, dijo a Gizmodo Jeff Masters, un meteorólogo de Weather Underground, mediante correo electrónico.

Así que han pasado siete años desde la última vez que sucedió, cuando los huracanes Igor, Julia y Karl aparecieron simultáneamente en el 2010. Cuatro huracanes simultáneos han sido registrado solo dos veces en la historia, en los años 1893 (antes de que los huracanes recibieran nombres) y en el 1998 (Georges, Ivan, Jeanne y Karl). Es una muestra muy pequeña, pero parece que cuatro huracanes simultáneos solo suceden una vez cada siglo.

Cono de proyección del huracán Irma. Las zonas en rojo y rosa indican donde se ha declarado una alerta por huracán. (Imagen: NOAA).

Con todos los ojos puestos en la cuenca del Atlántico, la mayor preocupación sigue siendo Irma. Se ha convertido en el huracán más fuerte jamás registrado en el Atlántico, y con sus vientos de 300 kilómetros por hora ha pasado por Puerto Rico y ahora se desplaza con una trayectoria noroeste hacia el norte de República Dominicana, a través de aguas inusualmente cálidas. Los modelos indican que seguirá esa trayectoria durante los siguientes dos días, pero una vez que alcance el extremo norte de Cuba se espera que cambie su trayectoria hacia el norte, directamente hacia la costa sur de Florida. En el peor de los casos, Miami recibirá un impacto directo. NOAA advierte que las olas podrían llegar a una altura de entre 5,5 y 7 metros, tanto en Florida como en las costas de Georgia.

El huracán José, otra tormenta de Cabo Verde, está siguiendo a Irma, pero se proyecta que se desplazará siguiente una trayectoria mucho más al norte. Se espera que para el domingo ya se haya convertido en un huracán de categoría 3, o más. Pasará muy cerca del norte de las Islas de Barlovento, región que apenas acaba de sufrir la ira de Irma. José apenas está comenzando, así que sus proyecciones podrían cambiar.

Proyecciones de la trayectoria de Katia. La franja roja representa las zonas en las que se ha decretado una alerta por huracán. (Imagen: NOAA).

Y por último, tenemos el huracán Katia, el cual emergió en el Golfo de México cerca de donde se formó Harvey hace apenas dos semanas. Katia ahora mismo es una tormenta de categoría 1, y se espera que gane fuerza durante los próximos días. A diferencia de Harvey, el cual se desplazó hacia Texas, se espera que Katia vaya a México. La tormenta podría pasar a ser de categoría 3 para el momento en el que toque tierra. Actualmente se encuentra a unos 290 kilómetros de Veracruz, y se está moviendo muy lento.

En algunas regiones de la costa mexicana se ha declarado una alerta por huracán. La tormenta es considerada un “ciclón tropical pequeño”, con vientos de unos 130 kilómetros por hora y estima que tendrá lluvias de entre 12 y 25 centímetros. Todavía no hablamos de algo severo, pero no podemos dejar de estar atentos. [NOAA NHC, Live Science, Weather Underground, NOLA]