Todas las imágenes: Logan Paul.

El 1 de enero, día más importante en el calendario japonés en el que las familias se reúnen y reflexionan sobre el nuevo año, el YouTuber Logan Paul publicó un suicidio en YouTube. Pero esa no fue la única vez que insultó las normas culturales de esta nación, en realidad comenzó a hacerlo días antes.

Advertisement

El 30 de diciembre publicó un vídeo llamado “¡Peleamos en medio de las calles de Tokio!” y en él, Paul se desplaza por la ciudad como si fuera su campo de juegos. Sí, también lo ha hecho en otros de sus vídeos en Estados Unidos, pero esto no es Estados Unidos. Es una ciudad que está visitando en un país que le permitió la entrada.

“En serio, Tokio es un patio de recreo enorme”, dice Paul en el vídeo. “Quizás no lo es, quizás debería parar. O mejor no”.

Sí, probablemente debería haber parado.

El vídeo actualmente tiene 5,4 millones de reproducciones, casi 250.000 votos positivos y unos 34.000 votos negativos.

Advertisement

Como mencionan en My Game News Flash, uno de los blogs más grandes de Japón, el vídeo comienza con Paul caminando en medio de la calle poniendo su cámara directamente en el rostro de las personas y en los coches.

Japón tiene leyes muy severas acerca de la privacidad al grabar vídeos y tomar fotos, incluso en lugares públicos. Esa es apenas la primera de muchas leyes que rompió. ¿Pero por qué va a importarle, cierto? Es un rebelde, y respetar las normas culturales de un país, ser cortés o tener decencia es lo último que le interesa a un rebelde, ¿no?

Advertisement

Lo siguiente que hace es montarse, en secreto, en vehículos de trabajo.

Advertisement

El mercado de pescado Tsukiji lleva mucho tiempo teniendo problemas con extranjeros de mala conducta. ¡Supongo que también so rebeldes!

Después se para en medio de Shibuya con un pescado muerto y un tentáculo de pulpo en las manos.

Advertisement

También coloca su pescado muerto y su tentáculo en la ventana de un Starbucks.

Advertisement

Y lleva su pescado y su tentáculo a una tienda de ropa.

Por supuesto, al mirar la ropa en exhibición lleva su pescado y su tentáculo en la mano.

Advertisement

Pero al final los deja sobre el maletero de un taxi, y este se aleja sin tener idea.

Advertisement

Después, mientras comía pizza, Paul dice: “los japoneses son muy agradables. Me soportan y se ríen conmigo, e incluso junto a mi.”

“En serio, amo Tokio. Amo Japón. Estadounidenses, podríamos aprender mucho de ellos”.

Sin embargo, los comentarios de japoneses en el vídeo de YouTube no están contentos con las andanzas de Paul. Estos son algunos de los comentarios que he traducido:

  • “Ve a casa”.
  • “Este tipo es un idiota”.
  • “Está insultando al pueblo japonés”.
  • “Supongo que esto es lo que los estadounidenses creen que es gracioso.”
  • “Estás molestando a los japoneses”.
  • “Extranjero molesto”.
  • “Estadounidense idiota”.
  • “¿Acaso no puedes seguir las reglas? Si solo vas a venir para molestar a las personas, por favor no regreses a Japón jamás.”
  • “Nunca te perdonaré por insultar Japón y a los japoneses”.
  • “No trates a la comida de esa forma. Lo que crees que es gracioso en realidad no lo es”.
  • “No deberían permitirte salir de tu país”.
  • “Odio a los gaijins como este”.
  • “¿Acaso los estadounidenses no tienen moral? Qué triste...”
  • “No regreses a Japón [escrito en japonés]. Los japoneses te odian [escrito en inglés]”

Advertisement

La palabra japonesa “meiwaku” (迷惑) aparece varias veces en los comentarios. Esa palabra significa algo como “molestar” o “insoportable”. Los japoneses hacen lo más que puedan para no molestar o insultar a otros. No quieren crear una situación de meiwaku a otros, y eso es lo único que Paul está haciendo.

Pero es mucho peor que eso, es irrespetuoso. Paul parece no recordar que se encuentra en una ciudad real llena de gente real. Y por si fuera poco, publicó un vídeo en el que aparecía un cadáver en el bosque japonés de los suicidios.

Advertisement

Aproximadamente a los tres minutos de comenzar el vídeo “¡Peleamos en medio de las calles de Tokio!”, un japonés le intenta enseñar algo de su idioma a Paul: “Amari choushi ni noruna” (あんまり調子に乗るな), lo que significa algo como “No seas tan arrogante” o “No abuses de tu suerte”.

Debería haberlo escuchado, debería haberse detenido. Pero no lo hizo.


Actualmente, Paul ha decidido “tomarse un tiempo” de YouTube y de Twitter, para reflexionar al respecto de sus acciones.

Advertisement