Hoy miércoles se han reanudado las tareas de búsqueda de víctimas por tierra en las montañas donde ayer se estrelló el avión de Germanwings con 150 personas a bordo. El ministro de interior francés, Bernard Cazeneuve, ha confirmado que una de las cajas negras recuperadas está dañada, pero la información es recuperable.

La caja negra recuperada, según han informado diversas fuentes a la agencia AP, es una de las dos que utilizan los aviones para grabar todas las incidencias del vuelo. Es la cockpit voice recorder (CVR) y graba todas las conversaciones de los pilotos en cabina, con las torres de control o incluso cualquier ruido que se produzca en la misma. La otra caja negra, la FDR (Flight Data Recorder) que graba los datos del vuelo, aún no se ha podido recuperar (por cierto, un buen artículo aquí sobre el funcionamiento en detalle de las cajas negras). La Oficina de Investigación francesa (BEA), ha publicado de hecho imágenes de la caja negra recuperada, la CVR:

Advertisement

La CVR está dañada, según ha explicado el ministro de interior francés, pero la información es recuperable, algo que será clave para resolver el misterio de por qué el avión realizó un brusco descenso durante 8 minutos sin realizar ninguna llamada de alerta.

Lufthansa, la aerolínea propietaria de Germanwings, ha explicado que trabajan bajo la hipótesis de que se trata de un accidente, pero no se ha descartado ninguna otra teoría. La clave será conocer por qué se produjo el inexplicable descenso de los 11.500 metros en los que volaba el avión a los apenas 1.500 antes de estrellarse en solo ocho minutos. Paul Hayes, director de la firma británica Ascend, un proveedor de datos de vuelos, ha explicado en declaraciones a Bloomberg, que el descenso lo pudo causar "algún fallo en el aparato, en evento externo, algo relacionado con la tripulación, o una combinación de todo. Querrán saber por qué el descenso no fue detenido y recuperado el vuelo".

Advertisement

La caja negra debería ayudar a responder también por qué los pilotos no realizaron ninguna llamada de alarma, como inicialmente se reportó. En realidad fueron los controladores aéreos franceses, no los pilotos del A320 de Germanwings, los que lanzaron la llamada de alarma. ¿Por qué? Como explica en El Español el periodista especializado en aviación Antonio Cantó, "esto puede deberse a una diversidad de razones, que van desde la mera incapacitación de los pilotos o problemas con las radios hasta la regla del aviate-navigate-communicate: en una situación de emergencia, tu orden de prioridades es primero retomar el control del avión y pilotarlo (aviate), después orientarte (navigate) y sólo cuando estas dos cosas están encarriladas, comunicar lo que te pasa (communicate)". Es decir, si la situación es de tanta emergencia, caos y trabajo en cabina para intentar retomar el control del avión, los pilotos pueden no haber tenido tiempo a llegar a comunicarse.

De momento, lo único cierto es que continúan las tareas de búsqueda en las laderas de las montañas, con el campamento base establecido en la población de Seyne-les-Alpes, a pocos kilómetros del lugar del siniestro. Más de 300 policías y 380 bomberos han sido movilizados, además de personal del ejército y helicópteros de rescate y militares. [vía AP, Bloomberg]

Foto: AP

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)