Cuando los expertos en metalurgia analizaron la daga que Howard Carter encontr√≥ en la tumba del fara√≥n Tutankam√≥n, descubrieron que no era de este planeta. Se hab√≠a forjado con hierro proveniente de meteoritos. Resulta que no es la √ļnica, y un grupo de cient√≠ficos acaba de descubrir por qu√©.

Advertisement

La daga de Tutankamon no es el primer objeto confeccionado en hierro de meteorito. Hacia el a√Īo 3200 a.C., a finales del per√≠odo predin√°stico del Antiguo Egipto, dos j√≥venes fueron enterrados con collares cuyas cuentas tambi√©n estaban elaboradas con hierro procedente del espacio. Es el objeto de este tipo m√°s antiguo que se conoce, pero hay m√°s. Muchos m√°s.

La daga del faraón Tutankamón. Foto: Wikipedia

Un grupo de investigadores franceses del Centro Nacional de Investigaciones Cient√≠ficas (CNRS por sus siglas en franc√©s) tiene una interesante teor√≠a sobre por qu√© hay tantos objetos hechos con hierro de meteorito en la edad de bronce. La raz√≥n es tan simple como ese era el √ļnico hierro que eran capaces de trabajar los artesanos de la √©poca.

Advertisement

Para entender esto hay que entender la √©poca de la que proceden los objetos. Todos ellos se forjaron en plena edad de Bronce. El ser humano aprendi√≥ a alear el cobre para forjar bronce hacia el a√Īo 3.300 antes de Cristo. Fundir menas de hierro requiere alt√≠simas temperatruras, y esa tecnolog√≠a no comenz√≥ a extenderse hasta unos 2.000 a√Īos m√°s tarde. El hierro procedente de meteoritos es mucho m√°s manejable que las menas existentes en la Tierra. Eso y el hecho de que cayera del cielo era suficiente para convertirlo en uno de los metales m√°s raros y valiosos de la √©poca.

Para comprobar su teoría, los investigadores han analizado mediante espectrografía de Rayos X diversos objetos de la edad de Bronce hallados en Egipto, Siria, China o Turquía, entre ellos la daga de Tutankamón, piezas de joyería, otra daga y cabezas de hacha. Determinar si estos objetos están confeccionados con hierro proveniente de meteoritos es sencillo porque el hierro procedente del espacio tiene una firma química muy concreta, con abundantes trazas de cobalto y níquel que el hierro terrestre no tiene.

Los resultados fueron positivos. Todos los objetos de la edad de bronce confeccionados con hierro provienen de hierro mete√≥rico. Las armas y herramientas de hierro terrestre no llegaron hasta bien entrado el a√Īo 1.200 antes de Cristo. Se trataba, en definitiva, de una necesidad t√©cnica con no pocas dosis de superstici√≥n hacia aqu√©l material legendario ca√≠do del cielo. [v√≠a New Atlas]