Advertisement
Advertisement

La noticia es un alivio porque cabía la posibilidad de que Philae nunca llegara a contactar. El módulo comenzó a taladrar en la tarde del viernes para analizar una muestra de suelo del cometa. Según los cálculos, necesitaba 80 vatios-hora para realizar estas tareas, y le quedaban 100 vatios-hora. Finalmente, la hipótesis más probable ha resultado ser cierta. El corte de comunicación se debía simplemente a la posición de Rosetta en órbita alrededor de 67P.

Advertisement

Pese a que la comunicación ha vuelto, si los científicos de la misión no logran que llegue más luz a los paneles de Philae de alguna forma, el módulo se quedará sin baterías mañana sábado 15, poniendo punto y final a buena parte de la misión. Existe la posibilidad de que los sistemas de Philae se vuelvan a reactivar a medida que el cometa se acerque al sol y aumente la luminosidad, pero en la ESA prefieren agotar todos los recursos antes de confiar en esa futura eventualidad.

Advertisement
Advertisement

Tras unos minutos de tensión, la ESA ha confirmado que el módulo se ha alzado cuatro centímetros y ha girado correctamente. La telemetría indica que el estado de la batería es "bueno". La cuestión es: ¿será suficiente como para mantener viva la misión? Crucemos los dedos, aunque por el último tuit del módulo, la situación es crítica. [vía ESA]

Advertisement

Simulación computerizada de cómo gira el cuerpo principal de Philae y fotos: ESA

Advertisement

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)