La Fuerza Aérea estadounidense avisa de la posible colisión entre un satélite ruso y otro americano

12.3K
7
Save

Hace unas horas, la empresa estadounidense Bigelow Aerospace fue avisada por la Fuerza Aérea de los Estados Unidos de que su nave espacial Genesis II podía estrellarse contra un satélite espía ruso inactivo.

Fue la propia cuenta de Twitter de Bigelow Aerospace la que alertó de este posible choque orbital.

Advertisement

“Hoy, la Fuerza Aérea de Estados Unidos nos notificó que hay un 5,6% de posibilidades de que Génesis II choque con el satélite ruso inactivo Cosmos 1300 en unas 15 horas”, dice el tweet. “Aunque esta es una probabilidad relativamente baja, pone de manifiesto que la órbita baja terrestre está cada vez más llena de basura espacial”.

La colisión debería producirse –si es que llega a ocurrir– en menos de una hora. 

“Las futuras estaciones espaciales habitables se tendrán que enfrentar a esta peligrosa realidad”, continuó Bigelow en un tuit posterior. “Si no controlamos la proliferación de satélites, la vida humana en la órbita baja terrestre podría volverse muy peligrosa”.

Advertisement

Genesis II es un hábitat experimental que fue lanzado al espacio en 2007. Fue retirado en 2011 tras un fallo en su sistema de maniobras, y en realidad duró dos años más de lo que debía, dijo una portavoz de Bigelow a Gizmodo . Génesis II permanece en órbita pero ya no está recopilando datos.

Según la portavoz de Bigelow, la Fuerza Aérea de Estados Unidos le dijo a la compañía que las probabilidades de una posible colisión, del 5,6%, son bastante bajas y que las colisiones consideradas peligrosas o potencialmente significativas son a partir de un 10% o más. La portavoz dijo que esta era la primera vez que la Fuerza Aérea de los Estados Unidos advertía a la empresa de una posible colisión. Genesis II es una de las dos naves espaciales de Bigelow que hay actualmente en órbita, la otra es la Genesis I.

Advertisement

El difunto satélite de vigilancia Kosmos 1300, construido y operado por la antigua Unión Soviética, data de 1981.

La nave espacial Genesis II está programada para desorbitar en algún momento en la década de 2020, por lo que su destrucción no sería una pérdida importante. El mayor riesgo es que esta colisión produciría grandes cantidades de desechos espaciales, lo que a su vez aumentaría las posibilidades de nuevas colisiones, en una cascada interminable de destrucción orbital.

La intención de Bigelow era compartir sus preocupaciones por la cantidad de basura que hay en la órbita baja terrestre, dijo la portavoz de la empresa. “Estamos viendo cada vez más satélites en el espacio y no se reducen los límites ni las licencias”, dijo.

Advertisement

La portavoz de Bigelow dijo que cualquier satélite que lance la compañía en el futuro “tendrá sus propios propulsores”, lo que debería permitirle evitar activamente las colisiones.

Share This Story