Tecnología, ciencia y cultura digital
We may earn a commission from links on this page

La increíble exactitud con la que Carl Sagan describió el futuro de Estados Unidos en 1995

Sagan advertía de un peligro para la humanidad: la superstición y la pseudociencia

We may earn a commission from links on this page.
Imagen para el artículo titulado La increíble exactitud con la que Carl Sagan describió el futuro de Estados Unidos en 1995
Imagen: Carl Sagan (AP)

La escena tuvo lugar en 1995, hace nada menos que 25 años, cuando salió el libro de Sagan, The Demon-Haunted World: Science as a Candle in the Dark. En el mismo, explicaba cómo el método científico ha ayudado a iluminar muchos de los rincones más sombríos del universo. Sin embargo, advertía de un peligro para la humanidad: la superstición y la pseudociencia.

Sagan, entre sus muchos “oficios”, fue un reconocido divulgador científico, algo que hacía especialmente bien al comunicar ideas complejas de manera sencilla y poética como nadie había hecho antes. De la misma forma, también fue increíblemente certero sobre aquello que percibía como peligros en el futuro.

En un pasaje de aquel libro que publicó en el 95, Sagan expone su visión pesimista de hacia dónde irá Estados Unidos si pierde su admiración por la razón, la racionalidad y el pensamiento abierto. Un pasaje que, visto hoy, parece estar describiendo la actualidad estadounidense:

La ciencia es más que un cuerpo de conocimiento; es una forma de pensar. Tengo el presentimiento de una América en la época de mis hijos o nietos, cuando Estados Unidos sea una economía de servicios e información; cuando casi todas las industrias manufactureras clave se han ido a otros países; cuando los asombrosos poderes tecnológicos están en manos de unos pocos, y nadie que represente el interés público puede siquiera comprender los problemas; cuando las personas han perdido la capacidad de establecer sus propias agendas o cuestionar con conocimiento a quienes tienen autoridad; cuando, agarrados a nuestros cristales y consultando nerviosamente nuestros horóscopos, nuestras facultades críticas en declive, incapaces de distinguir entre lo que se siente bien y lo que es verdad, nos deslizamos, casi sin darnos cuenta, de regreso a la superstición y la oscuridad.

Advertisement

El pasaje, como tantos otros de Sagan, se ha vuelto viral en las últimas semanas. Muchos de ellos los hemos recogido a lo largo del tiempo en Gizmodo. [IFLScience]