La nueva película de Dora la Exploradora parece una extraña mezcla entre Tomb Raider y los Goonies

En nuestro extraño mundo cinematográfico posmoderno, era cuestión de tiempo que alguien decidiese hacer una película con actores reales de Dora la Exploradora. Pero lo que yo no me esperaba es que fuera básicamente una especie de Tomb Raider con adolescentes.

En serio, si sustituyes a Lara Croft por Dora el argumento sería casi el mismo: una Dora adolescente (Isabella Moner) se ve obligada a ir a la escuela secundaria mientras sus padres (Eva Longoria, Michael Peña), que son exploradores, buscan una ciudad de oro perdida . Todo cambia cuando ella y sus amigos (incluido su primo Diego, interpretado por Jeffrey Wahlberg) son secuestrados por unos peligrosos mercenarios que les obligan a acompañarlos en una expedición por la jungla donde veremos ruinas antiguas, misterios por resolver y despiadados asesinos que les pisan los talones.

Dicho esto, las situaciones son bastante menos dramáticas a las que acostumbra Lara, si obviamos por un momento la parte de los malvados asesinos.

Advertisement

Dora y la ciudad perdida llegará a los cines el 2 de agosto.

Share This Story