Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.

La reforma de un baño que acabó convirtiéndose en un museo subterráneo

Luciano Faggiano solo quería abrir un restaurante trattoria en Lecce, al sur de Italia, pero había un problema. El baño del antiguo edificio que había comprado no funcionaba bien. Con ayuda de sus hijos, Faggiano comenzó a excavar para localizar la tubería rota. Lo que encontró fue todo un mundo subterráneo .

Advertisement

Nada hacía sospechar que bajo el pequeño edificio de la Via Ascanio Grandi iba a aparecer uno de los yacimientos arqueológicos más importantes del sur de Italia. Al poco tiempo de cavar en busca de la dichosa tubería rota, lo que encontró la familia Faggiano fue un falso suelo y, al romperlo, un corredor de piedra que conducía a varias cámaras.

Por supuesto, los Faggiano siguieron excavando. Pronto, el movimiento de tierra alertó a los vecinos y las autoridades de Lecce pararon los trabajos de excavación. Una vez se concedieron los permisos para continuar el proyecto, los trabajos se reanudaron, esta vez bajo supervisión de la Superintendencia de Patrimonio Cultural de Taranto, y con la dirección técnica de los arquitectos Franco y Maria Antonietta De Paolis.

Aquello sucedió en 2001. Hoy, la trattoria que se proponían inaugurar es el Museo Arqueológico Faggiano, una atracción que hasta puede verse en Google Street View. Los visitantes descienden a las cámaras subterráneas mediante estrechas escaleras en espiral. Las estancias están convenientemente iluminadas y protegidas mediante paneles de cristal.

Advertisement

Este tipo de hallazgos casuales son más frecuentes de lo que parece en Europa. En algunas ciudades especialmente antiguas del continente, los edificios se construyeron sobre los restos de otros edificios. Algunas zonas son auténticas cajas de sorpresas, con yacimientos estratificados en capas que pertenecen a diferentes épocas.

Advertisement

En el caso de la tortuosa reforma del baño de los Faggiano, la lista de hallazgos va para largo. Hasta ahora ha aparecido un monumento funerario de la cultura mesapia (año 273 antes de Cristo), los restos de un granero del imperio romano, y el sótano de una capilla donde los monjes franciscanos preparaban los cuerpos de sus fallecidos.

En cada uno de los estratos han aparecido toda clase de reliquias que van desde cerámica de la época anterior a los romanos a un anillo con grabados cristianos, artefactos medievales o frescos del periodo bizantino. Todo ello se ha clasificado, certificado y está expuesto al público en uno de los museos más curiosos y originales del sur de Italia. Lo más curioso del asunto es que la tubería rota que había originado el problema nunca apareció. "Yo seguía buscándola" explica Luciano, "pero cada día no hacían más que aparecer artefactos nuevos". [Museo Arqueológico Faggiano vía New York Times]

Advertisement
Advertisement

Fotos: Google Street View

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)

Share This Story