Un urinario cerca de la catedral de Notre Dame.
Photo: AP Images.

La ciudad de París lleva mucho tiempo sufriendo de un grave problema de pis en las calles, algo que además produce un mal olor, se convierte en un problema de sanidad e higiene en la ciudad. La última idea de los oficiales parisinos es instalar estos extraños urinarios al aire libre para que los hombres puedan hacer “número 1” en las calles y sin problemas.

Y digo “hombres”, porque claramente han sido diseñados para el sexo masculinos, e incluso el cartel sobre el urinario muestra a un hombre haciendo pis en el recipiente. Estos urinarios, llamados “Uritrottoir” (un juego de palabras entre pavimento y urinario), están siendo ubicados en algunas de las calles y zonas más transitadas de París, uno de ellos en los alrededores de la catedral de Notre Dame, a la orilla del río Sena.

Un urinario cerca de la catedral de Notre Dame.
Photo: AP Images.

El urinario, aunque tiene el aspecto de una papelera enorme, es ecológico, según oficiales parisinos. En su interior cuenta con montones de paja para mitigar el olor y las paredes superiores del envase sirven para esconder el pene del usuario, según las autoridades, lo cual es bastante curioso, dado que el cartel del urinario muestra al usuario “apuntando” desde la distancia. Hasta ahora solo han sido instaladas cuatro unidades, pero una quinta llegará muy pronto, dado a lo fáciles de construir y portátiles que son.

Advertisement

Muchos ciudadanos de París se han quejado de la invención, catalogándola de mal gusto e incluso como una propuesta sexista (lo cual tiene sentido, dado que están destinadas a los hombres). Sin embargo, quizás lo peor de la idea, según algunas quejas, es lo públicas y poco modestas que son, especialmente al estar instaladas en lugares de tanto valor cultural e históricos. Solo imagina intentarte hacer una selfie con la catedral de Notre Dame de fondo y que en la imagen aparezca alguien haciendo pis. Tampoco es la primera vez que París instala urinarios o baños públicos, los primeros aparecieron en la ciudad en la década de 1830. [vía Reuters]