La sonda Hayabusa 2, aproximándose al asteroide Ryugu.
Ilustraci├│n: German Aerospace Center (CC-BY 3.0)

Mientras los dem├ís atendemos nuestros asuntos cotidianos, una sonda espacial del tama├▒o de una nevera ha logrado posarse con ├ęxito sobre un asteroide a 300 millones de kil├│metros de nuestro planeta. No es la primera vez que lo hace, pero este nuevo hito es especialmente importante por lo que va a traer de vuelta.

Aunque no est├í suscitando tanta expectaci├│n como la misi├│n Rosetta que visit├│ el cometa 67P, lo cierto es que la misi├│n Hayabusa 2 de la agencia espacial japonesa est├í cosechando ├ęxito tras ├ęxito. No solo ha logrado aterrizar con ├ęxito dos rover, los los Minerva II1a y II1b sobre la superficie del asteroide Ryugu. Adem├ís ha logrado tomar muestras de la superficie en un primer contacto que tuvo lugar el pasado mes de marzo.

Advertisement

Foto tomada por las cámaras CAM-H de la sonda 4 segundos antes del aterrizaje.
Foto: JAXA (http://www.hayabusa2.jaxa.jp/en/topics/20190711e_PPTD_ImageBulletin/)

┬┐Por qu├ę este nuevo aterrizaje es tan importante si ya ha tomado muestras antes? La raz├│n es que estas muestras proceden del interior del asteroide. En abril, la sonda dispar├│ su Small Carry-On Impactor o SCI, un proyectil de cobre de 2,5 kilos que impact├│ sobre el asteroide a 1,9km por segundo. El proyectil es similar a los que se utilizan en la munici├│n militar antitanque y su objetivo era precisamente perforar un cr├íter en el que los materiales del subsuelo de Ryugu queden expuestos.

Acceder a estos materiales que no han recibido ning├║n tipo de radiaci├│n durante millones de a├▒os es crucial para estudiar la formaci├│n del Sistema Solar. Eso por no mencionar que quiz├í nos den una sorpresa en forma de part├şculas org├ínicas o incluso (sigue siendo una posibilidad) con trazas de microorganismos.

Advertisement

El disparo del SCI implic├│ el uso de 4,5 kilos de un sofisticado explosivo pl├ístico llamado HMX u oct├│geno. El retroceso provocado por la detonaci├│n fue tan intenso que los t├ęcnicos de la agencia espacial japonesa pasaron semanas corrigiendo la trayectoria y distancia de Hayabusa 2 hasta devolverla a una ├│rbita v├ílida para una nueva inserci├│n.

Advertisement

Eso es precisamente lo que ha ocurrido hoy. La sonda ha logrado posarse sobre el cráter que provocó en abril y, con suerte, ha recogido muestras frescas de polvo y roca (la agencia aún no ha podido confirmar este punto). La sonda regresará a la Tierra con las muestras que haya tomado el año que viene. [The Guardian]