Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.

La última hamburguesa que se sirvió en un McDonalds de Islandia cumple 10 años, y parece indestructible

Captura de pantalla: Snotra House

El pasado 31 de octubre se cumplieron 10 años desde que cerró el último McDonalds en Islandia. Sin embargo, desde entonces miles de usuarios han sido partícipes de la lenta descomposición en vivo del último pedido: una hamburguesa con patatas fritas en una caja de vidrio. ¿Adivinan su estado?

La historia viene de largo. La cadena estadounidense cerró sus únicas tres sucursales en Islandia durante la crisis financiera de la isla en 2009, convirtiéndola en uno de los únicos países occidentales sin McDonalds.

Advertisement

Sin embargo, aquel 31 de octubre de 2009, Hjortur Smarason tuvo el honor de comprar la última hamburguesa, lo hizo justo antes del cierre final del restaurante y con un único cometido: averiguar si la leyenda que acompañaba a las hamburguesas era cierta y no se descomponían con el paso del tiempo.

Al principio colocó el pedido en una bolsa de plástico y la dejó intacta durante tres años. Como explicó a AFP:

Decidí comprar una última comida por su valor histórico ya que McDonald’s cerraba. Escuché que la comida de McDonald’s nunca se descompuso, así que quería ver si era verdad o no.

Tras mantener la bolsa sellada en su garaje durante tres años y ver que la comida todavía parecía comestible, Smarason la cedió al Museo Nacional de Islandia durante un tiempo. Luego, el famoso “pedido” se trasladó al Reykjavík Bus Hostel, antes de finalmente acabar en Snotra House, un albergue en Thykkvibaer en el sur de Islandia, donde se exhibe como una obra de arte dentro de una vitrina.

Desde entonces, Sigurdur Gylfason, el dueño de Snotra House, afirma que personas de todo el mundo han visitado su establecimiento solo para ver el último pedido de McDonalds en Islandia. Se ha vuelto tan popular que hay una cámara web de streaming en vivo en todo momento. El hotel islandés afirma que recibe hasta 400.000 visitas diarias.

El estado de la comida tras 10 años no se puede decir que sea una gran publicidad para la cadena. De hecho, con el tiempo, este y otros experimentos han llevado a McDonalds a explicar que “en un ambiente correcto, nuestras hamburguesas, como la mayoría de otros alimentos, podrían descomponerse”, aunque para ello es necesario una “humedad específica”.

Advertisement

Para que se produzca la descomposición, necesitas ciertas condiciones, específicamente humedad. Sin suficiente humedad, ya sea en los alimentos o en el medio ambiente, es posible que las bacterias y el moho no crezcan y, por tanto, la descomposición es poco probable”, zanja McDonalds.

Sea como fuere, una década después, la última hamburguesa servida en un McDonalds parece indestructible al paso del tiempo. [Popular Mechanics, AFP]

Share This Story

About the author

Miguel Jorge

私たちは、ギズモードが大好き

EmailTwitterPosts
PGP Fingerprint: A538 E9AD 005E F2CB C29C BE2F 0401 2B5D D41F C01FPGP Key