Imagen: Corea del Norte (AP)

El A√Īo Nuevo Lunar lleg√≥ a los pa√≠ses del este de Asia a principios de enero, y ha sido motivo de celebraci√≥n durante el √ļltimo mes. Mientras que China lo festej√≥ con fuegos artificiales y bailes de dragones, los ciudadanos de Corea del Norte han encontrado una alternativa sorprendente: cristales de metanfetamina.

Si bien la mayor√≠a de pa√≠ses conmemoran la ocasi√≥n con un intercambio de regalos como tradici√≥n, los obsequios con metanfetamina de Corea del Norte han supuesto un peque√Īo shock para muchos. Sin embargo, si atendemos a la historia nacional con el tr√°fico il√≠cito de drogas, la atenci√≥n m√©dica deficiente y los problemas de derechos humanos derivados, esta nueva ‚Äúmoda‚ÄĚ ya no resulta tan descabellada e incluso puede tener una base m√°s establecida de lo esperado.

La historia la contaban hace unos d√≠as en un art√≠culo en el New York Times, y c√≥mo dec√≠amos, en realidad existe un contexto para el, a priori, singular y surrealista regalo. Seg√ļn contaba Sheena Chestnut Greiten en su estudio de 2014, Illicit: North Korea‚Äôs Evolving Operations to Earn Hard Currency:

La producci√≥n de drogas il√≠citas patrocinada por el estado, en particular la metanfetamina, parece haber aumentado significativamente a mediados de la d√©cada de 1990, una tendencia que se puede atribuir a una combinaci√≥n del impacto del fin de la Guerra Fr√≠a en la econom√≠a de Corea del Norte, como resultado de una crisis agr√≠cola en la conocida ‚ÄėMarcha ardua‚Äô, y la transici√≥n de liderazgo que sigui√≥ a la muerte de Kim Il-sung en 1994.

Advertisement

Imagen: Corea del Norte (AP)

El estudio explicaba en detalle cómo el cristal de metanfetamina está totalmente enraizado y forma parte de la cultura norcoreana. La costumbre de regalar este estimulante es esencialmente tan anticuada como fumar un cigarrillo:

Hasta hace poco, la metanfetamina ha sido vista en gran parte dentro de Corea del Norte como una especie de droga energética muy poderosa, algo así como Red Bull, pero amplificado. Además, los norcoreanos tienen una peligrosa subestimación bastante significativa de los riesgos para la salud de la droga.

Advertisement

Se cree que la droga llegó por primera vez al país durante el período colonial japonés a principios de 1900, para luego experimentar un resurgimiento cuando los militares de Corea del Norte racionaron metanfetaminas a su infantería después de la Segunda Guerra Mundial con el fin de mantener a los soldados en alerta. Ya en la década de 1970, numerosos diplomáticos norcoreanos llegaron a ser arrestados fuera del país por tráfico de drogas.

Posteriormente, en un intento por reforzar su economía y mantener la estabilidad, el gobierno incluso comenzó a aumentar la producción en la década de 1990 y la exportó a China y Japón, en gran parte debido a la demanda de tríadas y yakuza, quienes se convirtieron en importantes clientes.

Advertisement

Imagen: Corea del Norte (AP)

No obstante, regalar la droga como un obsequio de A√Īo Nuevo es un fen√≥meno bastante reciente, de ah√≠ que hablemos de ‚Äúmoda‚ÄĚ, ya que fue reportado por primera vez la semana pasada. El informe, publicado en Radio Free Asia, incluy√≥ numerosas fuentes an√≥nimas que confirmaron que esta tradici√≥n es particularmente popular entre los j√≥venes de la naci√≥n.

Advertisement

No s√≥lo eso. Al parecer, el pingdu, como lo llaman entre los locales, es un regalo muy popular incluso para otros d√≠as festivos, incluidos cumplea√Īos y graduaciones. Mientras, el gobierno ha negado la idea de que sus ciudadanos producen o usan metanfetaminas.

Seg√ļn afirm√≥ la agencia estatal de noticias del gobierno en 2013: ‚ÄúEl uso, el tr√°fico y la producci√≥n ilegales de drogas que reducen a los seres humanos a mutilados mentales no existe en el D.P.R.K.‚ÄĚ, zanjaron entonces. Para Juston H., un experto en Corea del Norte. y polit√≥logo en la Universidad de Sydney:

El estado ilegal de la droga es en gran medida ineficaz porque los funcionarios aceptan sobornos para mirar hacia otro lado, y porque el estado se beneficia indirectamente de una cadena de sobornos que llega hasta la cima. Con el tiempo, esto ha dado lugar a una cultura en la que las personas están dispuestas a asumir riesgos para ganar dinero, y la prohibición oficial del estado tiene poco significado.

Advertisement

Da la sensaci√≥n, por tanto, que la permisividad y mercadeo de esta y otras drogas, sea o no A√Īo Nuevo Lunar, se debe m√°s a que no representan un desaf√≠o para el r√©gimen, m√°s bien todo lo contrario, aliena y distrae voluntades, motivo por el que gobierno t√°citamente permite que contin√ļen, a pesar de los desaf√≠os que representan para la salud f√≠sica y mental. [New York Times, Radio Free Asia, Illicit: North Korea‚Äôs Evolving Operations to Earn Hard Currency]