Le diagnostican la enfermedad de Crohn y seis años después descubren que en realidad tenía paquetes de ketchup en su intestino

Paquetes de Heinz como los encontrados en el intestino. WC

La próxima vez que abras una bolsita de ketchup con los dientes, recuerda esta historia. A sus 41 años y después de una intensa batalla de seis años con la enfermedad de Crohn diagnosticada, los médicos le encontraron en el intestino unos plásticos que revelaban la verdad a través de una palabra mágica: Heinz.

Se trataba de una mujer británica, quien desde hacía seis años vivía en una pesadilla debido a una inflamación en el intestino, dolencia que había sido diagnosticada como la enfermedad de Crohn.

Advertisement

La dolencia es una condición que causa la inflamación del revestimiento del sistema digestivo. Dicha inflamación ocurre con mayor frecuencia en la última sección del intestino delgado o del intestino grueso (colon). Sus síntomas pueden llegar a ser tremendamente dolorosos, tales como diarreas, dolor abdominal, fatiga, pérdida de peso involuntaria o sangre en las heces.

Los síntomas con los que la mujer se presentó originalmente incluían fatiga, dolor abdominal e ir al baño y defecar más de 5 veces al día, sin embargo, no experimentó ningún tipo de sangrado rectal. Además, su apetito era bueno y no perdió peso.

Seis años después del diagnóstico, el tratamiento estándar no había solucionado nada, así que los médicos del hospital Heatherwood y Wexham Park decidieron que tenían que operar. La paciente se sometió a una cirugía y los doctores se sorprendieron al descubrir una serie de pedazos de plástico perforando su intestino delgado, dos de ellos indicaban claramente el origen de sus males con la palabra “Heinz”.

Advertisement

De hecho, cuando los médicos le quitaron los plásticos sus dolencias desaparecieron. El caso ha sido tan atípico que ha entrado a formar parte de una serie especial de BMJ Case Reports sobre todo tipo de peligros, desde “abusar” de los productos comunes para el hogar, hasta las consecuencias de ingerir involuntariamente artículos de uso diario.

Advertisement

Otro de los casos incluidos lo publicamos hace unos meses. Un paciente que acudió al médico creyendo que tenía un tumor descubrió finalmente que llevaba una pieza de Playmóbil desde hacía 40 años. En el caso que nos ocupa, y según el informe del BMJ, “una masa inflamatoria en el intestino delgado causada por la perforación del cuerpo extraño ingerido es capaz de simular la enfermedad de Crohn”.

Avisados quedan los usuario de ketchup, y la literatura médica también. Por cierto, la mujer insistió en que no recordaba haber consumido una comida que involucrara los paquetes de la salsa, así que el caso podría ser todavía más raro de lo que ya es. [British Medical Journal]

Share This Story

About the author

Miguel Jorge

私たちは、ギズモードが大好き

EmailTwitterPosts
PGP Fingerprint: A538 E9AD 005E F2CB C29C BE2F 0401 2B5D D41F C01FPGP Key