Foto: Nortwestern University

No es la primera vez que vemos a los m√©dicos dise√Īar √≥rganos impresos en 3D. Esta vez, sin embargo, no solo han logrado crear una r√©plica funcional de un √≥rgano, sino que la han implantado en un animal y han logrado que funcione como uno natural.

El √≥rgano es un ovario de rat√≥n, y aunque a√ļn es pronto para cantar victoria, abre la puerta a futuros tratamientos contra la infertilidad en algunos casos.

El estudio, que acaba de publicarse en la revista Nature, desgrana como ha sido posible el hito. El primer obst√°culo era la creaci√≥n del propio ovario artificial. Los √≥rganos impresos en 3D deben ser de un tejido blando y compatible con los seres vivos, pero al mismo tiempo debe ser lo bastante estable como para que no sufra da√Īos durante la cirug√≠a necesaria para su implantaci√≥n.

Los primeros ovarios impresos en 3D se elaboraron a partir de un biogel acuoso, pero era demasiado inestable. La siguiente generación se ha fabricado usando varias capas de colágeno, y la elección ha resultado ser un éxito. El ovario ha sido cargado con óvulos inmaduros de ratón y se ha implantado con éxito, restaurando la función reproductiva en una hembra de ratón estéril. El animal no solo ha podido ovular de manera normal, sino que ha concebido y ha alumbrado una camada de crías sanas.

Advertisement

La mala noticia es que a√ļn es pronto para realizar el mismo procedimiento en humanos. El ovario humano es un √≥rgano mucho m√°s complejo, con una estructura diferente y fol√≠culos mucho m√°s grandes. No obstante, es un comienzo prometedor para un futuro en el que los respuestos de nuestro organismo se impriman en una m√°quina [Nature v√≠a The Verge]