Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.
Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.

Los científicos han encontrado una manera de comunicarse con personas que están dormidas y soñando

1.6K
7
Save
Las señales eléctricas del cerebro de una persona dormida se muestran en el monitor.
Las señales eléctricas del cerebro de una persona dormida se muestran en el monitor.
Imagen: K Konkoly.

El velo entre el mundo de los sueños y la realidad puede ser más delgado de lo que pensamos. En un nuevo estudio, científicos de cuatro países dicen que han demostrado que es posible comunicarse con las personas mientras tienen sueños lúcidos. Al menos algunas veces, los soñadores supuestamente pudieron responder a preguntas de sí o no y responder a problemas matemáticos simples mediante movimientos faciales y oculares; después, algunos recordaron haber escuchado las preguntas durante su sueño.

El neurocientífico cognitivo y autor del estudio Ken Paller y sus colegas de la Universidad Northwestern en Chicago, Estados Unidos, han estado estudiando la conexión entre el sueño y la memoria durante años. Se piensa comúnmente que el sueño es crucial para el almacenamiento robusto de los recuerdos creados a lo largo del día. Pero aún se sabe poco sobre este proceso y cómo los sueños podrían desempeñar un papel en él.

Advertisement

“Estamos investigando los sueños para aprender más sobre por qué ocurren los sueños y cómo podrían ser útiles para la función mental durante la vigilia”, dijo Paller a Gizmodo en un correo electrónico. “Como en nuestros otros trabajos, planteamos la hipótesis de que los eventos de la cognición del sueño pueden ser beneficiosos para la función de la memoria”.

Una de las razones por las que es difícil entender los sueños es que a la mayoría de nosotros nos cuesta recordar completamente nuestros sueños una vez que nos despertamos, y mucho menos contárselos a los demás. Pero Paller y su equipo han estado experimentando tratando de comunicarse con los durmientes durante años. Su investigación anterior ha demostrado que las personas pueden verse influenciadas por los sonidos del mundo exterior mientras duermen. Otra investigación sobre soñadores lúcidos, personas que afirman tener control sobre sus sueños, ha sugerido que pueden señalar a los observadores externos a través de movimientos oculares mientras sueñan (en 2018, un estudio sugirió que estos movimientos oculares podrían usarse para saber cuándo una persona ha entrado en un estado de sueño lúcido).

Muchas personas están familiarizadas con la comunicación unidireccional con una persona dormida, ya que el sonambulismo y el habla dormida son fenómenos comunes. Pero el equipo de Paller razonó que debería ser posible tener una comunicación bidireccional entre los soñadores y los observadores despiertos y que los soñadores deberían poder recordar estas conversaciones. También teorizaron que esta comunicación podría inducirse y replicarse en las condiciones adecuadas en un laboratorio, lo que sería excelente para futuras investigaciones sobre el sueño. Resulta que no fueron los únicos científicos que tuvieron esta idea. Al menos otros tres grupos de investigación en Francia, Alemania y los Países Bajos habían perseguido el mismo objetivo.

Un gráfico de los métodos de diseño y los hallazgos del estudio, que involucró a cuatro equipos de investigación en los Estados Unidos y Europa.
Un gráfico de los métodos de diseño y los hallazgos del estudio, que involucró a cuatro equipos de investigación en los Estados Unidos y Europa.
Gráfica: Konkoly, et al/Current Biology.
Advertisement

“Los grupos de investigación realizaron estudios de forma independiente y después descubrimos que habíamos realizado estudios similares en diferentes países. Entonces decidimos publicar todos nuestros resultados juntos, de manera cooperativa en lugar de competitiva”, dijo Paller.

En total, el estudio involucró a 36 voluntarios. Algunos eran autoproclamados expertos en sueños lúcidos, en particular un participante francés de 20 años con narcolepsia que le permitió alcanzar el sueño REM (la etapa en la que los sueños son más comunes) en el primer minuto de una siesta de 20 minutos. Otros participantes no tenían experiencia previa con sueños lúcidos, pero el equipo de Paller trató de entrenar a todos sus sujetos para que comenzaran un sueño lúcido cuando escucharan cierto sonido mientras dormían. Algunos equipos utilizaron palabras o tonos hablados para comunicarse, otros confiaban en luces intermitentes o tocaban ligeramente a los durmientes. Los voluntarios también fueron monitoreados a través de mediciones típicas del sueño como los electroencefalogramas (EEG), que registra la actividad cerebral.

Advertisement

A lo largo de 57 sesiones de sueño, los participantes pudieron indicar que entraron en un sueño lúcido mediante el movimiento de los ojos el 26% del tiempo. En estas sesiones exitosas, los científicos pudieron obtener al menos una respuesta correcta a una pregunta a través de los movimientos oculares o las contorsiones faciales de un soñador casi la mitad del tiempo. En general, de las 158 veces que intentaron comunicarse con un soñador lúcido durante estas sesiones, obtuvieron una tasa de respuesta correcta del 18% (la respuesta más común, alrededor del 60%, fue ningún tipo de respuesta).

Advertisement

Cuando se les preguntó a los voluntarios sobre sus experiencias, algunos dijeron que podían recordar las instrucciones previas al sueño que habían recibido e intentaron llevarlas a cabo. Algunos también informaron haber escuchado las preguntas que recibieron mientras estaban en el sueño, aunque no siempre de la misma manera. Algunos dijeron haber escuchado palabras que claramente se sentían como si vinieran de fuera de su realidad actual, mientras que otros dijeron que se sentían como si las estuvieran escuchando a través de una radio u otra forma de comunicación dentro del sueño. Sin embargo, todavía había momentos en que la gente no podía recordar claramente lo que había sucedido y momentos en las preguntas que dijeron que habían recibido en el sueño no coincidían con las preguntas que realmente habían recibido.

Los hallazgos del estudio, publicados en Current Biology, se basan en un tamaño de muestra pequeño, por lo que las conclusiones deben considerarse con mayor precaución. Pero sí demuestran que al menos es posible tener una comunicación bidireccional con los soñadores, dijo Paller. Y el hecho de que diferentes grupos de científicos, en diferentes partes del mundo y utilizando métodos ligeramente diferentes, han sido capaces de registrar este suceso indica que no se trata solo de un fenómeno aislado o mal identificado, agregó.

Advertisement

El equipo ha bautizado al fenómeno como “sueños interactivos”. Y ahora que sienten que han demostrado que es posible, planean continuar mejorando la capacidad de las personas para ingresar a ese estado.

“Actualmente estamos explorando posibilidades para ejecutar experiencias en los propios hogares de las personas en lugar de en el laboratorio del sueño. Puede haber algunas ventajas al hacerlo, ya que las personas no se verán influenciadas por el entorno inusual de un laboratorio del sueño o la tecnología de monitoreo que utilizamos”, dijo Paller. Una vía que están explorando para futuras investigaciones es el uso de una aplicación para teléfonos inteligentes que les enseñe a las personas cómo tener sueños lúcidos y cómo mejorar en ellos; una aplicación que ya está disponible para cualquier espectador curioso.

Advertisement

La esperanza es que esta técnica permita a investigadores como Paller acercarse un poco más a descifrar los misterios de la vida de nuestros sueños y cómo podrían afectar nuestras horas de vigilia. Con el tiempo, esta investigación podría incluso aplicarse de forma proactiva para mejorar la vida de las personas mejorando sus hábitos de sueño y sueño.

“Las aplicaciones podrían desarrollarse para resolver problemas, practicar habilidades perfeccionadas, desarrollo espiritual, terapia de pesadillas y estrategias para otros beneficios psicológicos”, dijo Paller.

Advertisement

Share This Story

Get our `newsletter`