Imagen: NASA; Alan Fitzsimmons (ARC, Queen’s University Belfast), Isaac Newton Group (Wikimedia Commons)

El primer objeto interestelar en visitar el Sistema Solar ‚Äúdesafi√≥ las expectativas‚ÄĚ en 2017, seg√ļn un nuevo estudio, y gener√≥ muchas preguntas entre la comunidad cient√≠fica, como por ejemplo si se trataba de un cometa o de un asteroide (o, como algunas personas quer√≠an creer, de un astronave alien√≠gena). Aunque algunos estudios han determinado que era un asteroide, pero una nueva investigaci√≥n encuentra que la hip√≥tesis del cometa todav√≠a podr√≠a ser todav√≠a plausible.

‚ÄúOumuamua apareci√≥ por primera vez el 19 de octubre de 2017, seg√ļn los datos del telescopio Pan-STARRS de Hawai. En lugar de orbitar al Sol, su trayectoria implicaba claramente que ven√≠a desde fuera del Sistema Solar y que luego lo hab√≠a abandonado. Aunque no se qued√≥ mucho tiempo, los cient√≠ficos pudieron hacer 818 observaciones del objeto y encontraron algunas cosas extra√Īas. Ten√≠a una forma alargada y una compleja rotaci√≥n. Adem√°s, extra√Īamente, aceleraba a medida que se alejaba, m√°s de lo que deber√≠a si tuvi√©semos en cuenta la gravedad del Sol.

Se ha debatido si la roca es un cometa (un cuerpo helado formado por hielo, polvo y rocas que tiene cola y una especie de atm√≥sfera) un asteroide (una roca sin cola que se form√≥ cerca de una estrella) o algo completamente distinto. A pesar de que la liberaci√≥n de gas sobre su superficie (como ocurre con los cometas) podr√≠a haber explicado la aceleraci√≥n an√≥mala, ‚ÄúOumuamua no ten√≠a una cola observable de gas o de carbono que se pudiera ver saliendo de su superficie. Esto hizo que los cient√≠ficos se preguntaran si tal vez fuese otra cosa, (quiz√°s un objeto plano como una ‚Äėvela solar‚Äô que lo acelerase gracias al empuje de las part√≠culas del Sol.

Pero un nuevo paper de Darryl Seligman y Greg Laughlin (Yale) y Konstantin Batygin (CalTech), que se publicar√° en The Astrophysical Journal, frena esta conjetura. Reitera que ‚Äúuna estructura de ventilaci√≥n rica en gas vol√°til en Oumuamua supone la explicaci√≥n m√°s simple para su extra√Īa trayectoria‚ÄĚ. En otras palabras, aunque no hayamos visto el gas o la cola, todo parece indicar que se trata de un cometa.

Advertisement

Este paper simulaba un objeto alargado en forma de c√°psula que emit√≠a un chorro de part√≠culas vaporizadas, principalmente vapor de agua, lo que podr√≠a explicar por qu√© no vimos ninguna cola. El modelo proporcion√≥ unos resultados que se parec√≠an mucho a los observados en Oumuamua, incluida su extra√Īa rotaci√≥n y la aceleraci√≥n extra.

Como era de esperar, los que se opon√≠an inicialmente a la hip√≥tesis del cometa siguen sin estar convencidos por los nuevos resultados (¬Ņalguna vez somos capaces de convencer al que piensa lo contrario?), seg√ļn informa Lee Billings en Scientific American. Avi Loeb de Harvard dijo que los nuevos hallazgos se basan en la suposici√≥n de que los objetos extrasolares act√ļan como objetos del Sistema Solar, mientras que Roman Rafikov, de la Universidad de Cambridge, dijo que el paper requiere que el cometa tenga la forma exacta.

Así que parece que no ha cambiado mucho, y que los astrónomos todavía siguen sin ponerse de acuerdo sobre la naturaleza de Oumuamua. Con suerte, veremos pronto más objetos interestelares provenientes de fuera del Sistema Solar, y tendremos más cosas que estudiar y que debatir.