Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.
Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.
Ilustración para el artículo titulado
Foto: Robert Markowitz (NASA)

¿Cómo cambiaría nuestra fisiología si estableciéramos una colonia en la Luna o emprendiéramos un largo viaje por el espacio para llegar a otro planeta? En un intento por averiguarlo, la NASA envió a Scott Kelly a la ISS durante un año y comparó su ADN con el de su hermano gemelo Mark.

Advertisement

Actualización (16/3). La NASA ha emitido una declaración para aclarar que el estudio ha sido malinterpretado por la prensa, incluidos nosotros:

Mark y Scott Kelly siguen siendo gemelos idénticos; el ADN de Scott no cambió fundamentalmente. Lo que los investigadores observaron son cambios en la expresión génica, que es la forma en que su cuerpo reacciona a su entorno. Es probable que estos cambios estén dentro del rango normal para humanos bajo estrés, como los escaladores de montaña o buceadores.

El cambio se relacionó con solo el 7% de la expresión génica que cambió durante el vuelo espacial y que no había regresado a su estadio previo después de seis meses en la Tierra. Este cambio de expresión génica es mínimo. Apenas estamos empezando a comprender cómo los vuelos espaciales afectan el cuerpo humano a nivel molecular. La NASA y los otros investigadores que colaboran en estos estudios esperan anunciar resultados más completos sobre los estudios de los gemelos este verano.

Advertisement

Según los resultados del estudio, la expresión génica de Scott —que estuvo en la Estación Espacial Internacional desde marzo de 2015 hasta marzo de 2016— cambió en el espacio y no volvió a la normalidad tras aterrizar. Los cambios no están presentes en Mark, quien nació con los mismos genes pero se quedó en tierra durante la última misión de su hermano en la ISS.

Advertisement

Diez equipos de investigación analizaron varias proteínas y la capacidad cognitiva de los gemelos Kelly. Los cambios permanentes en el ADN de Scott parecen haber ocurrido en los genes que controlan funciones relacionadas con su sistema inmune, como la formación de hueso, la reparación del ADN o la respuesta a un ambiente privado de oxígeno o cargado de dióxido de carbono.

Advertisement

Los genes de Scott respondieron al espacio como si fuera un entorno extraño y lo trataron como una amenaza, activando una respuesta inmune.

Los resultados completos del estudio aún no han sido publicados, pero una reunión reciente del Human Research Program reveló varios hallazgos. Por ejemplo, que los cinco centímetros que Scott creció en el espacio eran un efecto temporal de la microgravedad: su columna vertebral se había estirado.

Advertisement

Más interesante es cómo los telómeros de Scott (los extremos de sus cromosomas) crecieron hasta alcanzar una mayor longitud que los de su hermano. Recuperaron su longitud original poco después de volver a la Tierra, pero el hallazgo sorprendió a los científicos.

Su expresión génica también cambió. Los niveles de metilación del ADN de Scott (un proceso que activa o desactiva los genes) aumentaron o disminuyeron, dependiendo del gen, lo que indica que nuestra genética es sensible a los cambios ambientales. Su flora intestinal también cambió respecto a la de su hermano, probablemente por el cambio de dieta y de entorno.

Advertisement

Para la NASA, el estudio de los gemelos Kelly es “un escalón más hacia la misión a Marte”. Los astronautas suelen pasar seis meses en el espacio, pero una misión a Marte tomará tres años. ¿Cómo les afectará la ingravidez en misiones tan largas? Gracias a que Scott y Mark nacieron con el mismo set de genes y solo uno de ellos pasó un año en el espacio, ahora tenemos varias pistas.

Matías tiene dos grandes pasiones: Internet y el dulce de leche

Share This Story

Get our newsletter