Los meteoritos, de lo poco que sigue en pie tras el incendio devastador en Río de Janeiro

Foto: AP

La piedra de Bendegó, un meteorito de cinco toneladas compuesto de hierro y níquel, es de lo poco que los bomberos encontraron en pie tras el incendio del Museo Nacional de Brasil, que arrasó con el edificio y siglos de historia.

El museo había sido fundado en 1818 por el rey Juan VI de Portugal. Con 20 millones de piezas de colección, se había convertido en el quinto museo del mundo por el tamaño de su acervo. Era el hogar del meteorito de Bendegó, el más grande hallado en Brasil, del cráneo de Luzia, el fósil humano más antiguo de Sudamérica, y de la mayor colección de artefactos egipcios de América Latina. Sus colecciones geológicas tenían 15.672 muestras. Sus colecciones paleontológicas, 26.160 fósiles. Sus colecciones antropológicas, 130.000 objetos. Sus colecciones zoológicas, más de 6.500.000 ejemplares.

Advertisement

De acuerdo con el New York Times, había:

...objetos de una gran muestra de culturas brasileñas, incluidas las urnas funerarias de alrededor del año 1000 halladas la región del río Maracá, estatuas y jarrones de la cultura Santarém de la región baja del río Tapajós, un mortero de la región del río Trombetas y una extraña momia encontrada en Brasil.

...una colección grecorromana con más de 700 piezas que llegaron a Brasil en la década de 1850.

...una gran colección de aves de casi 200 años de antigüedad, que representa el rango visto en Brasil.

Foto: AP

El incendio se originó sobre las 19:30 del domingo, cuando el museo ya había cerrado al público. Los bomberos llegaron rápidamente al lugar, pero no tenían suficiente agua y tardaron cuatro horas en controlar el fuego. No hubo que lamentar heridos y, aunque el tejado se derrumbó, la estructura del edificio no cedió. La fachada del Palacio Imperial de São Cristóvão —que fue residencia de la familia real portuguesa y años más tarde la sede de la asamblea constituyente de Brasil— sigue presidiendo la Quinta da Boa Vista, un parque público cercano al estadio de Maracaná, pero las imágenes aéreas revelan que las llamas lo han arrasado todo en su interior.

Advertisement

Los primeros informes sugieren que la mayor parte de la colección se ha perdido. Resisten los objetos metálicos, como los meteoritos, y las piezas que estaban almacenadas en cofres. También dos áreas del museo con muestras de animales que quedaron intactas y lo poco que los funcionarios alcanzaron a salvar con sus propias manos. El profesor Paulo Buckup, experto en peces, dijo a la BBC que había rescatado “unos pocos miles” de moluscos, pero que “decenas de miles de insectos y crustáceos” no habían corrido la misma suerte. “Lo siento mucho por mis colegas, algunos de los cuales han trabajado aquí durante 30 o 40 años. Perdida toda evidencia de su trabajo, sus vidas también han perdido sentido”, añadió.

Se desconocen las causas del incendio, pero los medios locales señalan a los problemas presupuestarios que enfrentaba la institución en medio de una oleada de escándalos políticos y de recesión económica en Brasil. El museo no recibía íntegramente los 100.000 dólares que necesitaba para su manutención desde hacía cuatro años y había tenido que cerrar 10 de sus 30 espacios de exposición, además de recurrir a otras medidas como celebrar bodas en sus instalaciones. Solo un 1% de su acervo estaba expuesto.

Advertisement
Foto: AP

“Son 200 años de trabajo de una institución científica, la más importante de América Latina”, dijo a CNN Marco Aurelio Caldas, un antiguo empleado del museo. “Todo ha terminado. Nuestro trabajo, nuestra vida estaba allí”. Los meteoritos, objetos extraterrestres que ya habían resistido a las altas temperaturas de su entrada en la atmósfera, se mantienen intactos mientras los historiadores lloran la pérdida de siglos de historia.

Share This Story

About the author

Matías S. Zavia

Matías tiene dos grandes pasiones: Internet y el dulce de leche

EmailTwitterPosts
PGP Fingerprint: 08B1 8FBD 5DA0 45F1 2C2D F329 BD6D 0689 6FB2 7BEBPGP Key