Foto: Drew Angerer (Getty Images)

El viaje evolutivo de cómo los perros llegaron a habitar millones de salones en casas humanas es complicado y está lleno de desvíos, pero un nuevo estudio publicado en Science parece aclarar uno de ellos. El estudio sugiere que los primeros perros domésticos que vinieron a las Américas fueron traídos por humanos que migraron de Asia, pero fueron aniquilados cuando los europeos comenzaron a explorar el Nuevo Mundo a partir del siglo XV.

Advertisement

Decenas de investigadores trabajaron en conjunto en el estudio. Los cient√≠ficos analizaron el ADN mitocondrial (ese fragmento √ļnico de ADN solo transmitido por las madres) de 71 perros antiguos recuperados de sitios arqueol√≥gicos en Norteam√©rica y Siberia, la regi√≥n m√°s al norte de Asia que hace mucho tiempo tuvo un pasaje terrestre entre los continentes. Tambi√©n secuenciaron el genoma nuclear (que representa el 99% de todo nuestro ADN) de siete de los perros antiguos. Finalmente, compararon los genomas de esos perros con varias razas modernas y otras especies caninas vivas, como los lobos de Norteam√©rica.

Todos estos perros vivieron antes de que los europeos entraran en contacto con los pueblos ind√≠genas de las Am√©ricas. Pero incluso los espec√≠menes m√°s antiguos, que datan de hace unos 9.000 a√Īos, vivieron mucho despu√©s de que los humanos cruzaran por primera vez el estrecho de Bering y se establecieran a lo largo de Norteam√©rica y Sudam√©rica. Por tanto, es un misterio d√≥nde y c√≥mo evolucionaron estos primeros perros domesticados.

Como ya han mencionado estudios anteriores, los investigadores encontraron que estos perros americanos antiguos tienen muy poco en com√ļn con los perros modernos, gen√©ticamente hablando. Tampoco tienen lazos comunes con el lobo norteamericano, lo que sugiere que no fueron domesticados a partir de la poblaci√≥n canina local que encontraron los protoamericanos. Pero estos perros s√≠ compartieron m√°s similitudes gen√©ticas con razas como el Husky siberiano, aunque no como descendientes directos. Sin embargo, estos perros antiguos comparten un antepasado con el Husky.

Advertisement

El escenario m√°s probable, seg√ļn los investigadores, es que los perros que exist√≠an antes de la llegada de los europeos hab√≠an emigrado a las Am√©ricas desde Siberia con un grupo de humanos, hace unos 10.000 a√Īos. Pero aunque este linaje prosper√≥ durante siglos, parece que su destino estaba ligado a los pueblos ind√≠genas que fueron asesinados por los europeos.

‚ÄúDespu√©s de la llegada de los europeos, los perros nativos americanos casi desaparecieron por completo, dejando un legado gen√©tico m√≠nimo en las poblaciones modernas de perros‚ÄĚ, escribieron los autores en el estudio.

Advertisement

Mientras que algunos perros americanos podr√≠an haber desaparecido por epidemias o haber sido matados intencionalmente por europeos, como a menudo lo fueron los pueblos ind√≠genas, es probable que haya otros motivos para su desaparici√≥n. Los europeos podr√≠an haber preferido simplemente criar y mantener a los perros que trajeron de sus pa√≠ses de origen. Pro otro lado, los Huskies siberianos y otros perros del √Ārtico probablemente descienden del antepasado de los perros de la era pre‚Äďllegada de europeos, pero tienen su ADN mezclado con razas europeas y asi√°ticas.

Un chihuahua.
Image: Florinux (Wikimedia Commons.)

Los resultados parecen socavar la creencia popular de que razas como los chihuahuas descienden de los perros antiguos de Am√©rica, ya que su ADN mitocondrial tiene menos del 2% en com√ļn con los perros antiguos de este estudio. Sin embargo, no todos los expertos est√°n convencidos de que sea as√≠.

Advertisement

‚ÄúNo est√° tan claro como quisieran‚ÄĚ, explic√≥ Peter Savolainen a Gizmodo, profesor asociado de gen√©tica evolutiva en el Instituto Real de Tecnolog√≠a de Estocolmo. ‚ÄúUtilizaron lo que aseguran es un conjunto de datos global [del ADN de los perros], pero en realidad no lo es‚ÄĚ.

Savolainen, que no particip√≥ en este estudio, se√Īala que su propia investigaci√≥n y la de otros han demostrado que ciertas razas, como los perros de Carolina, parecen carecer de muchos de los marcadores gen√©ticos que se encuentran en los perros descendientes de europeos. Tambi√©n se ha determinado que el ADN de perros tomado de otros sitios antiguos en las Am√©ricas, los cuales no formaron parte de estudio, tiene m√°s similitudes con el chihuahua y otras razas sudamericanas que este estudio. Debido a eso, Savolainen no descarta la posibilidad de que aunque estos perros pre-llegada de europeos podr√≠an no tener descendientes vivos directos, las migraciones anteriores podr√≠an haber tra√≠do perros cuya huella gen√©tica ha sobrevivido hasta la actualidad.

Advertisement

Menos pol√©mica es la teor√≠a de los investigadores sobre el tumor ven√©reo transmisible canino (CTVT, seg√ļn sus siglas en ingl√©s), una forma de c√°ncer de transmisi√≥n sexual que se ha propagado a nivel mundial. Debido a que los CTVT (y todos los c√°nceres) son esencialmente la forma mutada del ADN de un animal, es posible rastrear su estructura gen√©tica hasta el perro que la desarroll√≥ por primera vez. Los investigadores encontraron que ese primer perro con CTVT estaba estrechamente relacionado con los perros pre-llegada de los europeos, lo que sugiere que la enfermedad se origin√≥ hace unos 8.000 a√Īos.

‚ÄúEs incre√≠ble pensar que posiblemente el √ļnico sobreviviente de un linaje de perros perdido sea un tumor que se puede diseminar entre perros como una infecci√≥n‚ÄĚ, mencion√≥ en un comunicado la autora principal del estudio, Maire N√≠ Leathlobhair, investigadora del departamento de medicina veterinaria de la Universidad de Cambridge, Inglaterra.

Aunque todav√≠a hay mucha investigaci√≥n por hacer para conocer por completo la historia gen√©tica del mejor amigo del hombre, el estudio revela nuevas pistas, seg√ļn Krishna Veeramah, genetista de la Universidad de Stony Brook, Estados Unidos, que ha estudiado la evoluci√≥n del perro antiguo.

Advertisement

‚ÄúCreo que es un logro t√©cnico importante obtener genomas de perros m√°s antiguos‚ÄĚ, dijo Veeramah a Gizmodo, que no particip√≥ en la investigaci√≥n. Tambi√©n indic√≥ que hasta ahora solo hab√≠amos secuenciado el ADN nuclear de tres perros antiguos. ‚ÄúSi bien el estudio no aborda por completo los or√≠genes de los perros hasta los lobos (esto requerir√≠a muestras m√°s antiguas de Eurasia), s√≠ revela nuevos detalles sobre un aspecto muy importante de la historia entre los perros y humanos‚ÄĚ. [Science]