Photo: Julia (Reshot)

La luz azul de los smartphones podr√≠a estar interfiriendo con tu sue√Īo, pero no hay evidencia de que te est√© cegando, a pesar de lo que dicen los anuncios publicitarios de algunas compa√Ī√≠as y, ocasionalmente, algunos titulares que implican que te est√° arruinando la vista.

Este es un ejemplo de esos anuncios publicitarios:

MUY IMPORTANTE

Las pantallas digitales pueden causar da√Īo ocular a largo plazo, seg√ļn los estudios.

El da√Īo irreversible que la luz de las pantallas produce en los ojos es m√°s serio de lo que se pensaba anteriormente, y RETICARE es mucho m√°s efectivo de lo que se cre√≠a para prevenirlo.

Advertisement

La Academia de Oftalmolog√≠a de los Estados Unidos (AAO) recientemente lo dej√≥ claro: No, la luz azul de tu smartphone no te est√° cegando. Esto, en respuesta a un estudio publicado el pasado verano que mencionaba que la luz azul, adem√°s de una sustancia qu√≠mica que se encuentra naturalmente en ciertas c√©lulas oculares, podr√≠a da√Īar las c√©lulas. El fallo del estudio es que los investigadores no usaron ninguna c√©lula real de los ojos, porque nuestros ojos tienen defensas contra exactamente este tipo de da√Īo. (Originalmente los investigadores estaban estudiando algo no relacionado con la salud de los ojos, como explica Verge).

Las palabras ‚Äúceguera de smartphones‚ÄĚ aparecieron en el t√≠tulo de un estudio diferente el a√Īo pasado, pero este se refer√≠a a un efecto temporal que puede ocurrir si miras una pantalla con un ojo mientras mantienes cerrado el otro.

Otras investigaciones, como aquel estudio que inspir√≥ titulares aterradores sobre una ‚Äúepidemia global‚ÄĚ de p√©rdida de visi√≥n, involucra a ratas expuestas a cantidades extremas de luz. Pero en conclusi√≥n, si las personas que se especializan en la salud ocular no est√°n preocupadas al respecto de una llamada ceguera de smartphones, yo tampoco estoy preocupada.

Advertisement

La AAO ni siquiera recomienda gafas o filtros con bloqueo de luz azul, porque no se ha demostrado que sean efectivos y no sabemos qué efectos secundarios podrían tener a largo plazo. Lo que sí recomiendan es mantener el teléfono fuera de la cama, porque la luz azul interfiere con el suelo y porque mirar el teléfono durante horas puede causar sequedad en los ojos.