Treinta euros de multa por un delito de lesiones leves. Esa es la condena que ha recibido Ricardo Osorio, el repartidor que se hizo viral de la noche a la mañana después de propinar una bofetada a Sergio Soler un youtuber que se dedicaba a hacer bromas de cåmara oculta.

Advertisement

El pasado mes de diciembre Soler, conocido en YouTube por el apelativo de Mr. Granbomba, publicĂł un vĂ­deo en el que Osorio le propinaba una sonora bofetada despuĂ©s de que este le llamase “caranchoa”. El vĂ­deo se hizo viral y abriĂł un enconado debate sobre quiĂ©n de los dos implicados tenĂ­a razĂłn, si el bromista que se decica a parar a desconocidos por la calle con apelativos como “pringao”, “bocachancla”, “soplanucas”, “cabeza de almendra” o “spaghetti”, o el repartidor que tenĂ­a un mal dĂ­a y decidiĂł no aguantar la broma.

Soler interpuso una demanda por agresión, pero el magistrado del juzgado de Instrucción 8 de Alicante, Ángel Manuel Villanueva, estima que Osorio no tiene por qué indemnizar de ninguna forma al youtuber. La multa es mås una cuestión simbólica que otra cosa. ¿Se ha hecho justicia? [vía Agencia EFE]