Si eres de los que se marea en alta mar quizá la última idea de la compañía de cruceros Royal Caribbean no sea para ti. Se trata de una atracción a bordo que consiste en alzarnos a 90 metros sobre el nivel del mar en una pequeña cápsula acristalada con capacidad hasta para 12 personas.

La cápsula, no muy distinta de la que podemos encontrar en grandes norias como el Ojo de Londres, está sujeta en el extremo de un brazo articulado que puede pivotar para ofrecer a los pasajeros de la atracción una vista privilegiada sobre el océano.

La atracción formará parte del nuevo buque Quantum of the Seas que Royal Caribbean pondrá en servicio a comienzos de 2015. Aparte de esta curiosa atracción, el barco, que tiene 347 metros de Eslora, cuenta con su propia pista de autos de choque, y con un simulador de paracaidismo entre otros lujos a bordo. También se trata del primer buque de la compañía que contará con balcones virtuales para varios de sus camarotes sin ventana. [Royal Caribbean vía Thrillist]