Una grieta aparecida recientemente en Denver. Captura de pantalla: CBS

Ahora que estamos en medio de una de las temporadas de huracanes y terremotos más graves jamás vistas, probablemente encontrarás en medios de comunicación y redes sociales la escala Richter, e incluso puede que la veas expresada en grados. Cuidado, es un error.

¿Qué tipo de escala es Richter?

El fallo con los grados es simple: Richter es una escala logarítmica arbitraria no una escala graduada. Una escala graduada toma dos valores y divide este rango en partes iguales, tomando cada una de esas partes como un grado. Por ejemplo, el caso de los grados Celsius: la diferencia entre la temperatura a la que el agua hierve y a la que se congela se divide en 100 partes iguales que llamamos grados.

Epicentros mundiales de terremotos entre 1963 y 1998. CC// Wikimedia Commons.

En Richter, por cada incremento de una unidad en la escala, la amplitud de la onda recogida se aumenta 10 veces (se multiplica por 10). Atendiendo a esta fórmula, un terremoto de magnitud 6 tendría una amplitud de onda 10 veces mayor que uno de magnitud 5; 100 veces mayor que uno de magnitud 4; 1 000 veces mayor que uno de magnitud 3; y 10 000 veces mayor que uno de magnitud 2, etc. Ambas escalas son totalmente diferentes.

Por lo tanto, cada vez que alguien dice “sismo de 5.2 grados Richter” está diciendo algo así como: “la temperatura de hoy es 15 kilómetros”, es decir, relacionando medidas que no tienen nada que ver entre sí.

Pero, de todas formas, la coletilla “en la escala de Richter” ya es incorrecta en la gran mayoría de los casos. Y por descontado lo es hablando de los terremotos que vivimos en estos momentos. Simplemente, para sismos de gran magnitud, Richter está obsoleta y ya no se usa.

Imagen: falla de San Andreas //CC: Wikipedia

Por qué Richter es imprecisa en terremotos grandes

Richter fue introducida en 1935 como un primer intento de estandarizar la magnitud local de un sismo. En realidad, se pensó en un principio para medir la magnitud de los terremotos que ocurrían exclusivamente la falla de San Andrés, en California, y luego terminó usándose para todos los demás. El problema es que para sismos muy fuertes la escala es poco precisa, dando numeraciones similares para temblores que claramente son de intensidad diferente.

Se empezó a usar la magnitud de momento (MW) desde inicios del siglo XXI para los terremotos grandes, porque discrimina mejor en los valores extremos. Así, sólo se puede usar Richter para determinar las fuerzas de magnitudes entre 2,0 a 6,9 y de 0 a 400 kilómetros de profundidad, recordando nunca, nunca decirle “grados”.

De todas formas, por cuestiones de estandarización, los sismólogos prefieren la escala de magnitud de momento por defecto casi siempre que pueden. Así, cada vez que un medio reporta la magnitud de un fuerte sismo en “grados Richter” no sólo está llamando grados a algo que no lo es, también está, muy probablemente, agregando el “apellido Richter” a una magnitud que se midió en otra escala y fue determinada con otros métodos.