Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.
Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.
Dos mujeres con mascarilla y traje de protección pasean por las inmediaciones del mercado de Xinfadi, en Pekín, el 13 de junio de 2020.
Dos mujeres con mascarilla y traje de protección pasean por las inmediaciones del mercado de Xinfadi, en Pekín, el 13 de junio de 2020.
Foto: Getty Images

Pekín ha registrado 79 nuevos casos de coronavirus en solo cuatro días. El rebrote es lo bastante alarmante como para que las autoridades de la ciudad hayan vuelvo a confinar a los habitantes de ciertas zonas. Se han vuelto a imponer limitaciones de viaje y se han cancelado algunos eventos públicos.

Advertisement

La medida puede parecer exagerada por solo 79 casos, pero no lo es en absoluto si tenemos en cuenta que la capital china llevaba más de 50 días sin registrar casos locales de la enfermedad. Un portavoz del gobierno local ha tachado el rebrote de extremadamente severo. Por su parte, el director ejecutivo de la Organización Mundial de la Salud, Michael Ryan, ha calificado el rebrote de significativo y lo bastante importante como para justificar la reinstauración de medidas de confinamiento.

Advertisement

Según las investigaciones, el nuevo brote comenzó en el mercado de Xinfadi, el mayor centro de productos frescos como carne, pescado, fruta y verduras de la ciudad. A diferencia del mercado de Wuhan en el que comenzó la pandemia, en Xinfadi el virus no parece provenir de especies exóticas que puedan haber servido de vector a la enfermedad. Los primeros datos apuntan a que el patógeno se ha hallado en unas tablas de corte sobre las que se había troceado salmón de importación. El director general del mercado ha sido cesado de inmediato y el mercado se ha cerrado mientras continuan las pesquisas.

En unas declaraciones al periódico Beijing Daily, el epidemiólogo y jefe del Centro de Control de Enfermedades de China Zeng Guang ha explicado que el virus es una variante que no se corresponde con el que ha circulado por el resto de china y que su origen más probable sea un caso de contaminación cruzada. Guang no cree que la ciudad se convierta en un nuevo Wuhan, y ha pedido tranquilidad a los ciudadanos y que cumplan las nuevas restricciones impuestas por las autoridades.

Advertisement
Personal de tierra del aeropuerto de Pekín con equipamiento contra el coronavirus en una foto de marzo de 2020.
Personal de tierra del aeropuerto de Pekín con equipamiento contra el coronavirus en una foto de marzo de 2020.
Foto: Getty Imges

Esas restricciones han cerrado 21 complejos residenciales contiguos al mercado. Los habitantes de esos barrios tienen prohibido abandonar la ciudad. También se an instaurado controles de tráfico y 200 centros de testeo masivo. Algunos colegios ya han cerrado y se ha ordenado el cierre de centros deportivos cubiertos como gimnasios o piscinas.

Advertisement

Las autoridades se han puesto en contacto con más de 200.000 personas que visitaron el mercado desde finales de mayo y se han prohibido las reuniones masivas de personas. En cuanto a viajar a Pekín o salid de la ciudad, de momento no hay una prohibición expresa, pero se recomienda abstenerse de viajar en la medida de lo posible. Lo que sí se ha prohibido es que los taxis abandonen la ciudad en sus trayectos.

El director general de la Organización Mundial de la Salud ha recordado a los gobiernos la necesidad de permanecer alerta ante posibles brotes como este, incluso aunque se estén cumpliendo las medidas de higiene necesarias para evitar su transmisión. [Ars Technica y BBC]

Editor en Gizmodo, fotógrafo y guardián de la gran biblioteca de artículos. A veces llevo una espada.

Share This Story

Get our newsletter