Captura de pantalla: YouTube

Seguramente lo has experimentado alguna vez. Vas caminando descalzo por tu casa y te das un golpe en el dedo del pie tremendamente doloroso y fugaz. ¬ŅPor qu√© demonios duele tanto en ese momento y luego suele desaparecer tan r√°pido? Esto es lo que dice la ciencia.

Y es que, aunque parezca una lesi√≥n menor, cuando te golpeas el dedo del pie, hay una gran cantidad de fuerza detr√°s del movimiento debido al peso de tu cuerpo y el impulso que converge en esa peque√Īa parte del mismo. De hecho, puede llegar a suponer de dos a tres veces tu peso corporal en esa peque√Īa √°rea de superficie si est√°s trotando o caminando r√°pido, es decir, la misma fuerza que se emplea, por ejemplo, en un golpe de karate.

Ocurre que el dedo del pie tiene una superficie diminuta, y esa fuerza no puede extenderse, razón por la que el dolor permanece concentrado en el punto de impacto. Esa punzada de dolor que llega de forma violenta se produce porque cuando te golpeas el dedo, en realidad te estás golpeando un montón de terminaciones nerviosas especiales, los llamado nociceptores.

Para que nos hagamos una idea, estos se ‚Äúdisparan‚ÄĚ a la vez, emitiendo una especie de se√Īal de peligro. Sin embargo, algunas de estas se√Īales viajan m√°s r√°pidas que otras. Por eso no importa d√≥nde te golpees el dedo del pie o c√≥mo, afectar√° a un impulso nervioso desde el dedo hasta el cerebro, un impulso modulado por esas neuronas sensoriales que son los nociceptores disparando esa informaci√≥n al cerebro cada vez que perciben un est√≠mulo externo que puede causar da√Īo al cuerpo.

Existen nociceptores en todo el cuerpo, pero están concentrados en altas densidades en aquellas partes que usamos para explorar el entorno, como la punta de los dedos o los labios (por eso los labios agrietados o los cortes con una hoja de papel también duelen tanto, o más de lo que aparentemente deberian).

Advertisement

Adem√°s, cuando te est√°s golpeando el dedo del pie, te est√°s golpeando no solo con los nervios, sino tambi√©n con la piel, la u√Īa y el hueso. En la mayor√≠a de los casos, ese dolor desaparecer√° despu√©s de unos segundos o minutos. Pero si no es as√≠, es una se√Īal de que probablemente te hiciste algo m√°s serio.

Debemos pensar que los huesos del dedo del pie están relativamente desprotegidos, no tienes muchas almohadillas de grasa, como en los abdominales o las nalgas, por lo que se trata de un diámetro muy fino entre la punta del dedo del pie y el hueso. Debido a la poca amortiguación puedes sufrir una contusión en los huesos, lo que puede causar un dolor grave que puede durar varias semanas o meses sin ninguna lesión visible en el exterior.

Obviamente también, puedes romperte el dedo del pie si lo golpeas con la suficiente fuerza. En ese caso, notas un dolor extremadamente intenso, decoloración negra y azul en la zona seguida de una hinchazón. [Science Insider]