Por qué echar alcohol o agua oxigenada en las heridas no siempre es buena idea (y qué deberías usar en cada caso)

Imagen: Kelly Sikkema

En casi todos los botiquines de cada hogar hay agua oxigenada y alcohol. Sin embargo, si te haces una herida es probable que ninguno de los dos sea la mejor opción para tratarla. Con los antisépticos conviene saber para qué tipo de herida está indicado cada uno y, sobre todo, cuándo no utilizarlos.

Advertisement

Existen varios tipos de heridas y el tratamiento más adecuado dependerá de cómo fue hecha y lo grave que sea. Las heridas demasiado profundas necesitarán puntos. Así que para estas lo mejor es ir directamente a que te hagan la cura donde te van a poner las suturas.

Si es pequeña, sí la podemos tratar en casa y es recomendable hacerlo, no dejar nunca el asunto correr. Aunque esta parezca una minucia, en caso de infección cualquier herida puede suponer un problema importante.

También destacar que la herida ha de ser nueva cuando se trata: pasadas 48 horas las heridas ya se habrán cerrado parcialmente lo que hace que los antisépticos se queden fuera y las posibles infecciones de microorganismos y gérmenes dentro, por lo que no tendrán efecto.

Limpieza

Photo by Dan Watson.
Advertisement

En cualquier tipo de daño en la piel, el tratamiento inicial es lavar. En principio es suficiente con enjuagar con agua y jabón. Siempre que el agua esté limpia (sea potable) y usemos jabón neutro, antibacterial y sin perfumes irritantes. Pero podemos optar también por usar suero fisiológico, que garantiza todo lo anterior en un solo paso y además asegura la esterilidad de las aplicaciones.

Ahora atendiendo al tipo de herida, se distinguen las abiertas sangrantes y las heridas de abrasión o quemaduras.

Advertisement

Agua oxigenada

Para las quemaduras es efectiva el agua oxigenada, en principio. Aporta oxigeno a las células mientras que ayuda a que se desprenda el tejido necrosado. Es relativamente útil que levante la piel quemada. Sin embargo, no debe usarse ante una herida abierta, porque daña nuestro propio tejido sano, que está trabajando en cerrarse.

Advertisement

El Centro de Control de Enfermedades de Estados Unidos desaconseja rociar con agua oxigenada la piel en todos los casos porque no toda el agua oxigenada es útil: la que se usa en los hospitales tiene una mayor concentración y como decimos se usa para quemaduras, pero la doméstica es más floja, y no es un buen antiséptico. Encima de que hace daño al tejido no mata a todos los gérmenes. Por tanto, su utilidad es cuestionable.

Si tienes una quemadura, podrías usarla para oxigenar y levantar el tejido quemado un poco, para nada más. No será suficiente para desinfectar de todas formas, escocerá y no deberías repetir las aplicaciones porque retrasará el proceso de cicatrización.

Advertisement

El alcohol

Imagen: Pemex en Flick.
Advertisement

El alcohol es bueno como desinfectante y bactericida. Ojo, sólo desinfectante. Desinfección como “destrucción de los microorganismos patógenos de superficies”, como el suelo. Otro de los desinfectantes más potentes que se conocen es la lejía, por ejemplo. La destrucción de los microorganismos en tejidos vivos se llama antisepsia, no es lo mismo, y el alcohol no es buen antiséptico.

Por esto, no se debe usar sobre heridas abiertas, ya que aparte de conseguir irritar la zona y picar mucho, puede formar coágulos capaces de proteger a las bacterias supervivientes. Consigue dejarlas dentro y “cerrar la puerta”. El uso del alcohol sería para esterilizar la superficie exterior de la piel sana que va a manipular la herida y los utensilios en general, nada más.

Advertisement

Derivados del yodo

Lo más frecuente es usar pavidona yodada, comúnmente conocido por Betadine. Es muy eficaz como antiséptico y también como desinfectante. Actúa contra los microorganismos como bacterias, hongos, virus, esporas, etc., y no pica.

Advertisement

Sin embargo, también tiene sus buenos inconvenientes: el uso sistemático o prolongado puede producir disfunción renal y de tiroides porque el cuerpo absorbe el yodo si se utiliza de forma continuada. También está que “colorea” las costras, impidiendo apreciar si las heridas están infectadas o no. Por último, sólo se debe usar con la herida recién hecha, porque daña el tejido de regeneración, por lo que entorpece la cicatrización.

El mercurocromo

Imagen: CC/Wikimedia.
Advertisement

Aún es común en muchos países usar esta crema roja. Diversos estudios han demostrado que es uno de los peores antisépticos que hay. Aunque actúa como aislante, tiene baja potencia antiséptica, que se inactiva en presencia de sangre, y para colmo puede producir dermatitis de contacto. El uso continuado, además, puede producirnos problemas renales. Tampoco es buen desinfectante local y tiñe las superficies dificultando apreciar las infecciones. En resumen, no sirve para desinfectar apropiadamente y si tienes un bote lo mejor sería no usarlo en heridas.

La clorhexidina

El menos conocido es irónicamente el que menos efectos secundarios tiene. Es un antiséptico de amplio espectro (acaba con gran variedad de gérmenes). No es irritante ni se absorbe por la piel y, a diferencia de otros antisépticos, no se inactiva en presencia de materia orgánica.

Advertisement

No tiene efectos adversos a parte de no poder ser utilizado en los oídos o los ojos y que su efecto con los hongos y virus es bajo. Es el recomendado para heridas leves como cortes poco profundos y raspaduras.


¿Cuál usar?

Imagem: Piron Guillaume.
Advertisement

Pues, como se decía al principio, depende de la herida. Pero, en términos generales, probablemente la mejor sea la clorhexidina para las pequeñas fisuras. El Betadine está bien para un uso más amplio de heridas grandes expuestas a hongos, como los pies, pero siempre puntualmente y sin abusar. El agua oxigenada pude usarse para oxigenar y “despejar” las quemaduras, entendiendo que se necesitará añadir otro antiséptico después, y el alcohol lo debemos dejar sólo para desinfectar la piel sana y los utensilios.

Como añadido, en general, no deberíamos usar dos antisépticos mezclados; ya que al interactúan y pueden producir reacciones. Tampoco tiene ningún sentido seguir curando heridas cerradas (con la excepción de las heridas quirúrgicas y los puntos que hay que seguirlos limpiando a diario) porque los antisépticos no tienen función curativa (no van a acelerar la caída de la costra).

Share This Story

About the author

Victoria Pérez

Reportajes (Jun2017-Feb2018).