Vote 2020 graphic
Everything you need to know about and expect during
the most important election of our lifetimes
Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.
Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.

Por qué el estudio de la hidroxicloroquina como tratamiento contra el covid-19 es una basura

Didier Raoult fue visto hablando con periodistas en su instituto médico IHU en Marsella, Francia, el 3 de junio de 2020.
Didier Raoult fue visto hablando con periodistas en su instituto médico IHU en Marsella, Francia, el 3 de junio de 2020.
Foto: Christophe Simon (Getty Images)

Un estudio polémico e influyente que involucra el medicamento hidroxicloroquina como tratamiento para el covid-19, uno que ayudó a llevar a cabo meses de investigación y ensayos clínicos fallidos, ahora ha sido duramente criticado en las páginas de la misma revista científica que lo publicó originalmente. La nueva revisión por pares posterior a la publicación destaca una variedad de fallas graves en el estudio, y concluye que los autores fueron “totalmente irresponsables” en la forma en la que presentaron sus hallazgos.

Advertisement

El estudio original, escrito por un equipo de investigadores en Francia, se publicó a fines de marzo en el International Journal of Antimicrobial Agents. Se dijo que involucraba a 20 pacientes hospitalizados con covid-19 confirmado que fueron tratados con hidroxicloroquina, algunos de los cuales también recibieron el antibiótico azitromicina. En comparación con un grupo control de pacientes, según el estudio, las personas que tomaban hidroxicloroquina tenían niveles más bajos del virus en promedio o eliminaban la infección más rápidamente. Además, la adición de azitromicina se asoció con una recuperación aún más rápida.

Aunque antes se habían realizado ensayos prometedores de hidroxicloroquina para tratar el covid-19 en otras partes del mundo, el estudio francés despertó un enorme interés científico y político en el medicamento. El propio presidente Donald Trump tuiteó sobre el estudio el día después de su publicación, anunciando la terapia combinada como un “antes y después” para la pandemia. Poco después, el gobierno de Estados Unidos y otros, incluyendo la Organización mundial de la salud (OMS), anunciaron que comenzarían ensayos a gran escala para probar la hidroxicloroquina, además de la cloroquina, un medicamento relacionado.

Advertisement

Pero no pasó mucho tiempo antes de que otros científicos comenzaran a hacer preguntas sobre el estudio, cómo se llevó a cabo y los científicos que lo realizaron, particularmente el autor principal, un médico y microbiólogo llamado Didier Raoult. Aunque Raoult había contribuido genuinamente a investigaciones importantes en el pasado, él y su laboratorio también fueron acusados ​​previamente de errores y mala conducta en sus trabajos publicado, con un caso que llevó a ser excluidos durante un año de una prominente revista de microbiología. Una vez que su estudio de hidroxicloroquina comenzó a hacer eco en la comunidad científica, los investigadores descubrieron otros supuestos ejemplos de falsificación de datos en algunas de sus investigaciones anteriores.

Advertisement

Desde entonces, la evidencia de que la hidroxicloroquina podría ayudar con el covid-19, particularmente en casos severos, ha sido escasa en gran medida (pero no del todo). La OMS finalizó su ensayo clínico de hidroxicloroquina el mes pasado después de que los datos no mostraron un beneficio real, mientras que otros países como los Estados Unidos han dejado de recomendar su uso. Pero eso todavía nos deja el estudio que lo comenzó todo.

Aunque el documento fue sometido a una revisión por pares, ese proceso también se vio empañado por las críticas, después de que salió a la luz que uno de los coautores de Raoult, Jean-Marc Rolain, también era el editor en jefe de la revista científica donde se publicó. El 3 de abril, la Sociedad Internacional de Quimioterapia Antimicrobiana, que gestiona la revista, declaró que el estudio no cumplió con su “estándar esperado” para su publicación, pero que no se encontró que Rolain haya jugado un papel en el proceso de revisión por pares.

Advertisement

Las revisiones por pares posteriores a la publicación no son una práctica habitual, pero han comenzado a ganar más atención como una forma de rectificar muchos de los problemas y dudas que surgen con el proceso estándar de verificación. En este caso, el estudio fue revisado posteriormente por Frits Rosendaal, un epidemiólogo clínico en el Centro Médico de la Universidad de Leiden en los Países Bajos.

La revisión incisiva de Rosendaal se hace eco de muchas de las mismas críticas hechas por científicos externos después de la publicación del estudio. En particular, condena la decisión del equipo de Raoult de excluir de los resultados finales del estudio a seis pacientes que tomaron hidroxicloroquina, de los cuales empeoró la condición de cuatro y uno murió durante el período de estudio (ninguno en el grupo control murió). También hubo otras inconsistencias, como material complementario que menciona que se incluyeron varios pacientes asintomáticos para el estudio, mientras que el lenguaje real del estudio afirmaba que era un examen de pacientes hospitalizados (es poco probable que las personas sin síntomas hayan sido hospitalizadas por covid-19).

Advertisement

Estos y otros problemas con los datos fueron suficientes para hacer que el estudio “casi, si no completamente, no sea informativo”, escribió Rosendaal. El tono excesivamente optimista del documento al promover la hidroxicloroquina como tratamiento con covid-19 no solo es infundado, agregó, “sino que, dada la desesperada demanda de un tratamiento para covid-19, junto con los efectos secundarios potencialmente graves de la hidroxicloroquina, es totalmente irresponsable”.

Otro nuevo estudio critica de manera similar el estudio francés y señala que “este ensayo tiene varios problemas metodológicos importantes, incluyendo su diseño, la medida de resultado y los análisis estadísticos”.

Advertisement

Aunque parece que las principales consecuencias de esta investigación han ido y venido, ya que la mayoría de los países ya no están entusiasmados con la hidroxicloroquina y otras drogas disponibles actualmente que han mostrado ser prometedoras para el tratamiento del covid-19, sus repercusiones pueden durar mucho más.

Todavía hay partidarios incondicionales de la droga, incluyendo al presidente Trump. Según el Washington Post, Trump y los miembros de su administración están presionando para que la Administración de drogas y alimentos de Estados Unidos (FDA) vuelva a autorizar el medicamento como un tratamiento de emergencia para covid-19, luego de un estudio rápidamente criticado (y un ensayo no clínico) publicado la semana pasada que encontró alguna evidencia para su beneficio. El propio Raoult continúa apoyando su investigación y promocionando el medicamento, alegando a fines de junio que había tratado con éxito a más de 3.700 personas.

Advertisement

No está claro actualmente si la revisión posterior del trabajo de Raoult conducirá a otra acción por parte de la revista. Ni la Sociedad Internacional de Quimioterapia Antimicrobiana ni Elsevier, también encargada de publicar la revista, respondieron a una solicitud de comentarios por parte de Gizmodo.

Share This Story

Get our newsletter