El ser humano no es el √ļnico en fabricar seda. De hecho, m√°s que fabricarla, procesamos este suave y resistente tejido a partir de la que elaboran los insectos. Durante a√Īos, los cient√≠ficos se han preguntado por qu√© la seda de orugas o ara√Īas es mucho m√°s resistente que la que creamos los seres humanos. Un grupo de la Universidad de Oxford ha encontrado la respuesta. Los insectos usan nanotecnolog√≠a.

Advertisement

La raz√≥n por la que se investigan sedas m√°s resistentes no es para lograr crear una pashmina irrompible. La seda se utiliza tambi√©n en aplicaciones m√©dicas por tratarse de un material biol√≥gico que funciona muy bien para confeccionar, por ejemplo, cart√≠lago artificial. Sin embargo, su resistencia tiene sus l√≠mites y los cient√≠ficos llevan tiempo tratando de desentra√Īar los misterios de la seda natural.

Para tratar de obtener respuestas, un equipo de la Universidad de Oxford y del Colegio William and Mary de Virginia, en Estados Unidos, han observado como los insectos forman la seda natural mediante un microscopio capaz de observar las hebras a nivel casi molecular.

Advertisement

Lo que han encontrado es que, al formarse, la seda natural comienza formando hebras de tan solo 20 a 25 nan√≥metros de grosor. Cada una de estas microfibras es 16 millones de veces m√°s fina que un cabello humano. Agrupadas, estas fibras son las responsables de la incre√≠ble reistencia de, por ejemplo, las telas de ara√Īa. Por el contrario, el proceso que se utiliza para disolver los capullos de seda y crear el tejido que conocemos inhibe por completo la formaci√≥n de estas fibras. Una vez m√°s, vamos por detr√°s de la naturaleza, aunque al menos estamos en el buen camino. [v√≠a Universidad de Oxford]

Fotos: Capullos de seda natural y prendas de seda a la venta en India. holbox y Fribus Mara / Shutterstock

Advertisement

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)