Por qué nos gusta tanto la comida basura (pista: no es el sabor)

Imagen: Pexels (Foodie Factor)

Seguro que después de haber visto la imagen de arriba te ha entrado al menos un poco de hambre. ¿Alguna vez te has preguntado qué es lo que tiene la comida rápida para que sepa tan bien? Parte de la respuesta a esta pregunta está en la evolución.

Rebobinemos unos cuántos miles de años. Antes de descubrir la agricultura, conseguir comida era una tarea arriesgada y compleja. Así que el ser humano poco a poco, hizo lo que hacen todos los animales: evolucionó.

Advertisement

Nuestro cuerpo aprendió a reconocer qué alimentos eran realmente ricos en nutrientes, y por tanto, en cuáles teníamos que invertir nuestro esfuerzo y energía en conseguir. En estos alimentos debía haber sobre todo tres elementos clave para nuestra supervivencia:

  • Azúcar: está cargada de glucosa y es uno de nuestros pilares para la producción de energía.
  • Grasa: es una fuente de reserva energética que utilizamos cuando el resto se nos van agotando.
  • Sal: sirve para regular los fluídos de nuestro cuerpo y controlar los impulsos nerviosos.

Nuestro cuerpo ha desarrollado una pequeña debilidad por estos elementos y por ello cuando comemos este tipo de comida, el sentimiento de recompensa de nuestro cerebro se dispara. Esta es la razón por la cual sentimos un intenso placer que nos empuja a tomar más y más comida basura. De hecho es el mismo mecanismo que generan las drogas y que produce finalmente adicción.

Imagen: Pexels (Muffin)
Advertisement

Aditivos polémicos

Pero la evolución no es sólo la única explicación para entender por qué nos encanta la comida basura. Aquí es donde entran las empresas alimentarias, que añaden ciertos químicos como el glutamato monosódico. Se trata de potenciadores de sabor, que estimulan nuestras glándulas gustativas y nos empujan a un sentimiento de satisfacción mucho mayor. Se encuentran en todo tipo de alimentos procesados, y en la medida de lo posible es aconsejable evitarlo.

Advertisement

Ahora sabes cómo la comida rápida engaña a tu cerebro para que te sepa tan bien. Lamentablemente, eso no hará que disfrutemos menos comiéndola.


Para ver más vídeos espectaculares síguenos en nuestro canal de YouTube

Share This Story