ĀæCuĆ”ntas veces te has despertado y has sido incapaz de recordar lo que has soƱado? ĀæCĆ³mo es posible que no seamos capaces de recordar algo que hacemos todas las noches? Antes de continuar dejemos clara una cosa: SĆ­, todos soƱamos, aunque luego no podamos recordar nada.

Para saber por quĆ© olvidamos los sueƱos hay que entender mejor cĆ³mo creamos los recuerdos. Por lo general, nuestro cerebro aprende a discriminar informaciĆ³n. Trata de almacenar lo que considera importante y el resto lo desecha. Por eso, si te pregunto que comiste hace una semana, probablemente seas incapaz de recordarlo. Algo parecido ocurre con los sueƱos: nuestro cerebro entiende que no es informaciĆ³n relevante para nosotros y por eso no la almacena.

Otro problema que tienen los sueƱos es que son algo aleatorio y errĆ”tico. Muchos de nuestros recuerdos se forman a travĆ©s de la asociaciĆ³n y la repeticiĆ³n, por eso es mucho mĆ”s fĆ”cil que recordemos nuestros sueƱos mĆ”s recurrentes y olvidemos los demĆ”s.

Advertisement

HipĆ³tesis fisiolĆ³gicas

Pero este no es el Ćŗnico mecanismo capaz de explica por quĆ© sucede esto. TambiĆ©n hay hipĆ³tesis fisiolĆ³gicas que pueden servir para desentraƱar este misterio. Por ejemplo, una posible explicaciĆ³n tiene que ver con dos potentes neurotransmisores que participan activamente en la formaciĆ³n de recuerdos. Se tratan de la noradrenalina y la acetilcolina. Los niveles de estos dos neurotransmisores disminuyen mucho cuando estamos durmiendo y los cientĆ­ficos siguen tratando de averiguar con exactitud cĆ³mo interactĆŗan con nuestro cerebro durante las fases de sueƱo.

Advertisement

Otras investigaciones han revelado tambiƩn que ciertas alteraciones de las ondas cerebrales parecen relacionadas con la capacidad para recordar o no los sueƱos, y que las condiciones mƩdicas que afectan a la fase REM del sueƱo a menudo inhiben nuestra habilidad para recordarlos.

AĆŗn nos falta mucho por descubrir sobre cĆ³mo funcionan los sueƱos, pero sin duda se trata de algo apasionante.