Image: psu

No falla. Metes los auriculares en el bolsillo o en la maleta sin que se enreden, y cuando los vas a sacar descubres que ya se han hecho un nudo. Curiosamente, la ciencia tiene una respuesta a la magia que ocurre en el interior de los bolsillos sin que uno se dé cuenta.

Ocurri√≥ en el a√Īo 2006, momento en el que dos investigadores decidieron averiguar de una vez por todas qu√© demonios ocurre para que los cables y similares acaben siempre enredados. ¬ŅC√≥mo? Incluyeron diferentes cables en una caja y los sacudieron para ver si se anudaban. Hicieron esto m√°s de 3.400 veces.

Advertisement

Los resultados, detallados en un art√≠culo titulado ‚ÄúAnudamiento espont√°neo de una cuerda agitada‚ÄĚ por Dorian M. Raymer y Douglas E. Smith, mostraron que dos factores clave hacen que los nudos complejos se ‚Äúformen en cuesti√≥n de segundos‚ÄĚ: longitud de la cuerda y el tiempo de agitaci√≥n.

Básicamente, cuanto más largas sean las longitudes del cable y más se sacudan, más probable es que se forme espontáneamente un nudo. Las cualidades como la rigidez y el diámetro del cable también influyen, pero lo que más importa es la longitud y el tiempo invertidos.

Los investigadores llegaron a la conclusi√≥n experimentando con cables de diferente longitud y diferentes ‚Äútiempos de agitaci√≥n‚ÄĚ, descubriendo que los cables de menos de 46 cent√≠metros rara vez se anudan, y con la probabilidad aumentando con el mayor tama√Īo del cable.

Advertisement

De hecho, para el par de auriculares promedio de unos 130 centímetros de longitud, la probabilidad de que se forme un nudo espontáneamente en un espacio cerrado era de aproximadamente más del 50%. Por eso casa vez que te vuelves a poner los auriculares después de un buen rato hay una probabilidad de que vuelvan a estar enredados.

Raymer y Smith también notaron que la forma en Y de los auriculares aumenta la posibilidad de anudarse sustancialmente, con solo un extremo del cable que tiene que cruzar a otro para comenzar la reacción de una enredadera espontánea. Básicamente, los extremos tienden a rotar con el movimiento y el giro acaba en una tensión que genera nudos.

En cu√°nto a qu√© se puede hacer para evitarlo. Hace varios a√Īos explicamos un truco muy sencillo que no lleva ni un minuto donde se pueden minimizar los enredos:

La otra f√≥rmula es tratar de reducir los espacios al m√≠nimo para que los auriculares apenas tengan donde ‚Äúmoverse‚ÄĚ, pero incluso as√≠, nadie puede asegurar que la magia de los enredos no vuelva a aparecer en alguna ocasi√≥n. [SciShow]