Los coches eléctricos aún no presumen de una autonomía especialmente buena. Mientras mejoran la tecnología de baterías, es crucial que se desarrolle una red de puntos de recarga lo más extensa posible. BMW ha probado un sistema simple pero genial: convertir las farolas en estaciones de carga.

Las farolas que iluminan las inmediaciones de estacionamiento en nuestras ciudades son un punto idóneo para instalar un punto de carga para vehículos eléctricos. El punto de conexión a la red eléctrica ya está hecho, y lo único que hay que hacer es modificar el poste para que albergue el enchufe para vehículos y algún tipo de sistema de pago.

BMW llama a su programa Light & Charge, y ya ha instalado varias de estas farolas inteligentes en la ciudad de Oxford, en Reino Unido. Aparte de la base de carga, las farolas también integran un sistema de iluminación inteligente basado en LED. [BMW Group vía Gizmag]

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook oGoogle+ :)