Tecnología, ciencia y cultura digital
We may earn a commission from links on this page

Qué le espera al radiotelescopio de Arecibo, dos años después de su colapso

El sitio de astronomía vio cómo el plato principal de su radiotelescopio colapsaba hace dos años, y su futuro aún es incierto

By
We may earn a commission from links on this page.
El plato principal del radiotelescopio de Arecibo colapsó, y el futuro de esta instalación aún no está claro
El plato destruido el día de su colapso.
Foto: RICARDO ARDUENGO/AFP (Getty Images)

Todo sucedió en menos de 10 segundos, hace dos años: el plato de radio de 305 metros del Observatorio de Arecibo colapsó, eliminando una de las fuentes de observaciones de radio más renombradas del mundo.

Durante sus 57 años en operación en el norte de Puerto Rico, el radiotelescopio descubrió nuevos exoplanetas, hizo mapas de radar de otros planetas en nuestro sistema solar, observó ráfagas rápidas de radio y apoyó la búsqueda de vida inteligente más allá de la Tierra.

Recientemente, los datos de Arecibo se utilizaron en la audaz (¡y exitosa!) misión DART de la NASA, en la que una pequeña nave espacial impactó contra un asteroide y cambió su trayectoria. Sus datos también respaldaron la misión OSIRIS-REx, en la que una nave espacial tomó una muestra de roca de un asteroide distante.

Advertisement

En las semanas previas al colapso del 1 de diciembre de 2020, fallaron los cables que suspendían la plataforma de 900 toneladas del observatorio sobre el plato. Un video dramático muestra el momento de la falla crítica. Grabaciones de audio capturaron los chirridos y gemidos de la enorme estructura mientras se desgarraba en el aire y caía, atravesando el plato 135 metros más abajo.

Su destrucción no fue una sorpresa. Un par de semanas antes del colapso, dos cables de soporte cayeron sobre el plato y lo dañaron. Todavía había esperanza de que la estructura pudiera estabilizarse, pero luego, la Fundación de Ciencias de la Nación de Estados Unidos anunció que el plato sería demolido. Pero antes de que eso sucediera, la estructura se vino abajo por sí sola.

Advertisement

“Todavía estoy muy triste por la pérdida de Arecibo. Fue una gran instalación de investigación para el trabajo de púlsares, y muchas otras cosas, y es básicamente imposible de reemplazar para los investigadores estadounidenses”, dijo Scott Ransom, astrónomo del personal del Observatorio Nacional de Radioastronomía, en un correo electrónico a Gizmodo. El trabajo de Ransom incluye cronometrar los destellos de los púlsares, o remanentes estelares que giran rápidamente, para comprender fenómenos a gran escala como la ondulación de las ondas gravitacionales. Esa investigación involucra datos de ondas de radio recopilados por Arecibo.

Sin embargo, el colapso “fue una pérdida aún mayor para la isla de Puerto Rico”, agregó Ransom. “Una instalación de clase mundial justo en su patio trasero que inspiró a tantos puertorriqueños para que puedan hacer investigaciones científicas de primera línea”.

Advertisement

Pero en octubre de este año, se trazó un nuevo camino para Arecibo. La Fundación Nacional de Ciencias (NSF) dijo que el sitio del telescopio destruido se convertiría en un centro educativo, que se inaugurará en 2023. La NSF está solicitando propuestas para el centro educativo, pero no ha anunciado planes para poner una infraestructura científica más activa en el sitio.

El radiotelescopio de Arecibo se convertirá en un centro educativo de algún tipo.
El plato del telescopio en septiembre de 2021.
Foto: Thornton Tomasetti
Advertisement

“Por un lado, por supuesto, creo que tener oportunidades adicionales de educación STEM será un desarrollo positivo, por lo que apoyo iniciativas como esta”, dijo Dom Pesce, astrofísico de la Iniciativa Black Hole de la Universidad de Harvard, en un correo electrónico a Gizmodo. “Por otro lado, la instalación propuesta me parece apenas un sustituto de lo que se perdió en Arecibo, y hace poco para tapar el agujero científico que dejó la pérdida del plato grande”.

“El telescopio de Arecibo fue un ícono cultural y una inspiración para muchos científicos jóvenes”, agregó Pesce. “Sin una inversión en nueva infraestructura científica para reemplazarlo, que la solicitud de la NSF parece excluir explícitamente, solo puedo imaginar que la nueva instalación educativa inevitablemente sufrirá la diferencia muy tangible entre poder decir, ‘ven aquí y mira ¡toda la ciencia que estamos haciendo!’ versus ‘¡ven aquí y mira toda la ciencia que solíamos hacer!’”

Advertisement

La solicitud de NSF (que se puede leer aquí) anticipa 5 millones de dólares en financiamiento, y las propuestas se aceptarán hasta febrero de 2023. El documento no detalla ningún financiamiento de apoyo para otras operaciones científicas en Arecibo, como su instalación lidar y su radiotelescopio de 11 metros que sigue intacto. Pero la comunidad de radioastronomía ha sido despojada de su joya de la corona.

“Sin embargo, el sitio sigue siendo adecuado para la ciencia, por lo que tengo la esperanza de que en algún momento en el futuro se vuelva a utilizar para eso”, agregó Ransom. “Una posibilidad sería varios platos para el ngVLA, suponiendo que se construya”.

Advertisement

Lo que sucederá con Arecibo, incluso cómo se verá este centro educativo propuesto, sigue sin estar claro. La radioastronomía está peor por el desafortunado colapso del plato, aunque las décadas de datos recopilados allí seguirán siendo un recurso científico importante en los años venideros.