Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.

Qué ocurre cuando sueltas un globo al cielo (y por qué no deberías hacerlo)

28.0K
10
Save
Soltar globos al cielo no es tan bonito como parece.
Foto: Herm (Pixabay)

¿Dónde se van los globos después de que los sueltas al cielo? Ahora sabemos la respuesta, y desgraciadamente, no es nada bonita.

Entre 2008 y 2016, se encontraron 630.000 globos, una cantidad escandalosa, en las limpiezas de costa organizadas por Ocean Conservancy. Los globos se han convertido en objetos especialmente peligrosos para la vida marina, ya que los organismos se enredan en las cuerdas o confunden los globos por comida. En la última situación, el animal se atraganta y muere.

Advertisement

Los globos rara vez se pueden reciclar. La mayoría se hace de mylar (que produce globos brillantes y metálicos, lo cual es el resultado de la combinación del plástico y el nylon) o de látex. La mayoría de instalaciones de reciclaje no acepta ninguno.

Por lo tanto, ¿qué debes hacer con todos esos globos que te quedan al final de una fiesta? La respuesta es fácil: tirarlos a la basura. También puedes reutilizarlos. Los globos se pueden desinflar fácilmente y luego inflar de nuevo en una tienda de fiestas local.

Advertisement

No obstante, no te dejes engañar por marketing que afirma que los globos de látex son alternativas ecológicas y responsables al mylar. Aunque los globos de látex se consideran biodegradables, tardan muchos años en desintegrarse, y por lo tanto siguen siendo preocupantes para el medio ambiente.

¿Quieres marcar una diferencia aún mayor? Ponte en contacto con tus representantes políticos para que ilegalicen la liberación de globos.

Advertisement

Algunos políticos en Estados Unidos ya están trabajando en eso. Por ejemplo, las personas que sueltan globos en East Hampton en Nueva York deben pagar una multa de hasta $1.000 o pasar hasta 15 días en la cárcel. Si quieres evitar la cárcel y ayudar al medio ambiente, asegura tus globos para que no se te escapen y terminen en el mar.

Share This Story