Qué pasaría exactamente si detonáramos una bomba nuclear en el punto más profundo del océano

El evento Baker
Gif: Atomcentral (YouTube)

Hoy sabemos exactamente que pasa si una bomba nuclear detona bajo el agua. Lo sabemos porque Estados Unidos y la URSS hicieron esas pruebas durante años. Ahora bien, ¿qué pasa si elegimos nuestro artefacto nuclear más poderoso y lo hacemos explotar en el punto más profundo?

Pero comencemos por el principio. ¿Qué pasa cuándo una bomba atómica detona bajo el agua? En 1946, la marina estadounidense decidió comprobarlo empíricamente. El resultado se bautizó como Evento Baker. Un artefacto de 21 kilotones llamado Helen explotó a 27 metros de profundidad en el Atolón Bikini. Los resultados fueron tan horribles que la marina canceló la siguiente prueba submarina.

Advertisement

Los peligros de una explosión nuclear submarina

¿Por qué? Porque los efectos del Evento Baker fueron mucho peores de lo que la marina se esperaba. El alto mando creía que el agua amortiguaría la explosión sin causar serios daños a los barcos de prueba que dispusieron alrededor. No fue así. La bomba generó una burbuja de gas incandescente que abrió un crater de 9 metros de profundidad y más de medio kilómetro de diámetro. Una colosal columna de agua formada por dos millones de toneladas de agua se proyectó 1.500 metros en el aire.

El USS LSM-60
Foto: US Navy (Public Domain)

El primero en recibir el impacto fue el USS LSM-60, que estaba justo en la vertical del artefacto. La detonación lo desintegró. Los técnicos de la marina solo encontraron pequeños restos al limpiar la cubierta de los barcos más lejanos.

Los barcos cercanos también se hundieron, pero lo peor fue la radiación. En una explosión atmosférica, las partículas radioactivas se dispersan en el aire y sus efectos no son tan acusados. En el evento Baker se concentraron en la columna de agua y la fina nube que bañó las inmediaciones justo después. Cuando la marina regresó al lugar para evaluar la contaminación radioactiva de los barcos que sobrevivieron se encontró que esta estaba 20 veces por encima de la dosis letal. La marina intentó limpiarlos, pero todos sus esfuerzos fueron en vano. Al final desistió y envió los navíos a un cementerio en las islas Marshall o los hundió.

Advertisement

Pulsaciones en las profundidades

Estados Unidos no volvió a realizar una prueba submarina hasta 1955 con la operación Wigwam. El objetivo de esta prueba era determinar el peligro de las detonaciones para los submarinos, así que se usó un artefacto de 31 kilotones a 600 metros de profundidad.

La burbuja de gas fue relativamente pequeña (115 metros) pero la radiación afectó incluso a los barcos dispuestos para observar la prueba. Varios marinos enfermaron de cáncer en los años posteriores sin que el ejército admitiera que fue por aquella prueba. Los testigos presenciales aseguraron que vieron el mar hervir y que notaron un impacto en los pies como si todo el barco fuera golpeado por un gigantesco martillo. El sonido de la explosión se registró en estaciones de medición a más de 20.000 kilómetros.

Advertisement

¿Qué pasa si la explosión tiene lugar a aún más profundidad? En lugar de una gran columna de agua y gases, lo que ocurre es que la detonación causa una burbuja que se expande y se comprime rápidamente generando una serie de pulsos más largos cuánto más profunda sea la detonación. Los efectos son más concentrados.

La bomba más potente en el lugar más profundo

En In a Nutshell han calculado que pasaría si detonáramos el artefacto nuclear más salvaje fabricado nunca por el hombre (la bomba Tzar) en el punto más profundo del planeta: la Fosa de las Marianas. La burbuja de gas y vapor de agua comprimido resultante se expandiría alrededor de un kilómetro, para después comprimirse súbitamente varias veces hasta disiparse.

Una explosión submarina actúa como un terremoto. En otras palabras, puede provocar tsunamis, Lo que ocurre es que la Fosa de las Marianas está a tanta profundidad que sus efectos serían mínimos al llegar a la superficie. ¿Cadenas terribles de terremotos y volcanes? Tampoco. Aunque la fosa de las Marianas marca la línea entre dos placas tectónicas muy activas, la energía liberada por nuestra bomba atómica más potente es ridícula comparada con la de movimientos sísmicos que se dan en esta y otras fronteras tectónicas todos los años.

Advertisement

No, la bomba del zar detonaría, arrasaría el fondo marino, convertiría una amplia cantidad de arena en cristal y poco más. El agua de mar se encargaría de diluir la radiación con el tiempo. La peor parte se la llevarían las ballenas y los animales marinos más sensibles al sonido. [vía In a Nutshell]

Share This Story

About the author

Carlos Zahumenszky

Editor en Gizmodo, fotógrafo y guardián de la gran biblioteca de artículos. A veces llevo una espada.

EmailTwitterPosts
PGP Fingerprint: BA3C91077C1CF6A7C6133D7CD3C89018CB814014PGP Key