En los últimos días de la Segunda Guerra Mundial, un submarino alemán fue hundido cerca de la costa danesa, pero nunca se encontró el naufragio, lo que llevó a la especulación de que altos cargos nazis —incluso posiblemente Adolf Hitler— usaron el buque de alta tecnología para escapar a Sudamérica. Un museo de Dinamarca ha encontrado finalmente el submarino desaparecido, poniendo fin a este misterio de 73 años de antigüedad.

El submarino alemán fue descubierto a 123 metros de profundidad a principios de este mes por una expedición del Sea War Museum Jutland. Exploraciones de radar del lecho marino tomadas desde el barco de reconocimiento Viña muestran que el submarino U-3523, un avanzado submarino tipo XXI, descansa en una posición extraordinaria, con su extremo de la cola sobresaliendo de un agujero en un ángulo de prácticamente 45 grados.

Este es el noveno submarino alemán descubierto por el Sea War Museum a lo largo de la costa danesa, además de tres submarinos británicos. En total, el museo ha descubierto 450 naufragios en el Mar del Norte y en el estrecho de Skagerrak entre Noruega, Suecia y la península de Jutlandia en Dinamarca.

Advertisement

Según la marina británica, un B24 Liberator hundió el U-3523 el 6 de mayo de 1945 usando cargas de profundidad, que son explosivos submarinos que se lanzan desde arriba. Dado el momento del incidente, el submarino probablemente no estaba patrullando, sino huyendo. El hundimiento ocurrió un día después de que las fuerzas nazis se rindieran en Dinamarca, y solo dos días antes de que la guerra terminara oficialmente en Europa. Cincuenta y tres marineros alemanes murieron en el incidente, suponiendo que hubiera un contingente estándar a bordo. El U-3523 fue encontrado en el estrecho de Skagerrak a unos 16,6 km al noreste de Skagen. El piloto del B24 Liberator reportó una ubicación a 2 km de distancia, lo que puede explicar por qué el descubrimiento fue eludido durante tantos años. Su posición poco ortodoxa en el lecho marino pudo haber tenido algo que ver con eso también.

A pesar del informe de la armada británica sobre el hundimiento, la imposibilidad de localizar el naufragio alimentó las especulaciones de que el submarino había logrado escapar. Los teóricos de la conspiración sugirieron que el submarino contenía un tesoro de oro y a altos oficiales nazis, incluido a Hitler, que se dirigían hacia Argentina. Gran parte de esta especulación tenía que ver con la naturaleza del submarino en sí. El submarino alemán Tipo XXI era el submarino más avanzado de la Kriegsmarine, y el primero capaz de realizar un viaje transatlántico extendido sin tener que salir a la superficie. De ahí los rumores sin fundamento.

Advertisement

Después de la guerra, Gran Bretaña, Francia, los Estados Unidos y la Unión Soviética confiscaron varios U-boots de tipo XXI para su estudio. Esto condujo directamente al desarrollo del submarino de la clase Whiskey soviético que estuvo activo durante la Guerra Fría. Los alemanes produjeron 118 de estos buques, pero solo estuvieron en activo, y ninguno entró en batalla. Solo queda un XXI, y está en exhibición en el puerto a las afueras del Museo Marítimo Alemán en Bremerhaven.

Es poco probable que el U-3523 contenga oro o los cuerpos de altos oficiales nazis, pero probablemente nunca lo sabremos. Como tumba de guerra, el submarino está protegido de las investigaciones intrusivas. Además, su posición en el lecho marino dificultará aún más el estudio, incluso para un vehículo operado por control remoto.