Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.

Resuelven el misterio de los extraños agujeros en la cabeza del Tyrannosaurus rex

Imagen: University of Missouri/Brian Engh

Hasta ahora, se pensaba que los dos agujeros en la parte superior del cráneo del Tyrannosaurus rex, llamados fenestra dorsotemporal, estaban repletos de músculos que ayudaban a operar la poderosa mandíbula. Sin embargo, una nueva investigación parece haber resuelto el enigma: los orificios ayudaban a regular las temperaturas dentro de su cabeza.

El trabajo recientemente publicado tiene al anatomista Casey Holliday de la Universidad de Missouri como principal autor. Según explicaba el experto:

Era realmente extraño que un músculo salga de la mandíbula, haga un giro de 90 grados y recorra el techo del cráneo. Sin embargo, ahora tenemos muchas pruebas convincentes de los vasos sanguíneos en esta área, según nuestro trabajo con caimanes y otros reptiles.

Advertisement

Al parecer, hay fosas o fenestras similares que se pueden encontrar en los cráneos de una clase de animales conocidos como diapsidos, agrupados así debido a esta característica. En ella no hay solo cocodrilos, sino también pájaros, lagartos y trataras.

Cuentan los investigadores que se cree que los agujeros evolucionaron hace unos 300 millones de años, y que estas fenestras no se encuentran en todos los cráneos de dinosaurios, aunque los que los tienen incluyen tiranosaurios y pterosaurios.

Con estos datos, Holliday y su equipo se pusieron a investigar para qué podrían servir los agujeros. Analizaron diferentes cráneos de diápsidos para determinar cuáles tenían fenestra más similares al del T. Rex, y las similitudes más cercanas resultaron ser con los caimanes.

Advertisement

Luego pasaron utilizar cámaras termográficas y se fueron a estudiar a un grupo de caimanes en el Parque Zoológico St Augustine Alligator Farm. Como los caimanes son de sangre fría o ectotérmicos, su temperatura corporal depende de la temperatura de su entorno. Dicho de otra forma: sus procesos de termorregulación son muy diferentes de los organismos de sangre caliente o endotérmicos. Según los investigadores:

Imagen: Holliday et al., The Anatomical Record, 2019

Notamos que cuando hacía más frío y los caimanes intentaban calentarse, nuestra imagen térmica mostró grandes puntos calientes en estos agujeros en el techo de su cráneo, lo que indica un aumento de la temperatura. Sin embargo, más tarde en el día cuando hace más calor, los agujeros parecen oscuros, como si estuvieran apagados para mantenerse frescos. Esto es consistente con evidencias previa de que los caimanes tienen un sistema circulatorio de corriente cruzada, o un termostato interno, por así decirlo.

Advertisement

Aunque todavía no está claro si los dinosaurios en general, y el T. rex en particular, eran ectotérmicos o endotérmicos, el estudio parece tener claro que tanto el T. Rex como otros dinosaurios usaban algunas de las tácticas de termorregulación de los ectotermos. Además, el trabajo también viene a enterrar la idea de que la fenestra eran un sitio de fijación muscular.

Durante más de 100 años hemos estado colocando los músculos de los caimanes en un espacio similar con los dinosaurios. Al usar algo de anatomía y fisiología de los animales actuales, podemos demostrar que podemos anular esas hipótesis iniciales sobre la anatomía de esta parte de la T. cráneo de rex, zanja el estudio. [The Anatomical Record vía ScienceAlert]

Share This Story

About the author

Miguel Jorge

私たちは、ギズモードが大好き

EmailTwitterPosts
PGP Fingerprint: A538 E9AD 005E F2CB C29C BE2F 0401 2B5D D41F C01FPGP Key