Durante décadas, los arqueólogos han tratado en vano de confirmar si la fabulosa construcción megalítica de Stonehenge formaba un círculo completo o no. Un verano especialmente caluroso en Inglaterra, unido a un descuido de los jardineros, ha aportado finalmente la solución: Stonehenge era circular.

Una simple manguera ha sido la clave para descubrir lo que a√Īos de excavaciones y an√°lisis geof√≠sicos del terreno en alta resoluci√≥n no han sido capaces de hallar. Los jardineros que cuidan de la construcci√≥n megal√≠tica riegan el c√©sped durante las semanas m√°s calurosas del verano, pero este a√Īo, la manguera era demasiado corta. A resultas de ello, el sector sudoeste, que es la parte en la que la construcci√≥n no est√° completa, qued√≥ sin regar y la hierba se sec√≥.

Seg√ļn informa el diario ingl√©s The Telegraph, uno de los cuidadores del monumento se percat√≥ de que la hierba se hab√≠a secado formando grandes manchas. Al consultarlo con los arque√≥logos, estos corroboraron que las marcas coinciden con la localizaci√≥n que deber√≠an haber tenido las piedras que completan el c√≠rculo de Stonehenge.

Advertisement

Aunque un poco aleatorio, el fen√≥meno en la hierba se considera una prueba arqueol√≥gica fehaciente de la existencia de estructuras en esos puntos. Incluso miles de a√Īos despu√©s, los objetos de gran tama√Īo enterrados generan variaciones en el ritmo de crecimiento de la vegetaci√≥n. El descubrimiento ha dado paso a un nuevo enigma m√°s fascinante: ¬ŅD√≥nde han ido a parar las piedras que completaban el c√≠rculo? [v√≠a The Telegraph]

Fotos: SWNS.com vía Telegraph y AP Photo/Lefteris Pitarakis

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)