Desde la presentación de la Xbox One, una de las posibilidades más interesantes era ver cómo iba a integrarse con aplicaciones de terceros para multiplicar su funcionalidad. Aunque de momento el éxito ha sido relativo, la de Rosetta Stone es un buen ejemplo de cómo utilizar una consola para algo más que jugar.

Despu√©s de probarla un rato queda claro que no es un juego al uso, no es una suite completa de aprendizaje de ingl√©s y es m√°s que posible que a un buen n√ļmero de usuarios se les quede corta. Pero con todo, es lo m√°s parecido a una aplicaci√≥n m√≥vil trasladada a la gran pantalla. Y funciona.

El planteamiento es simple: te pones en la piel de un viajero que tiene que llegar desde el aeropuerto hasta su hotel, y en cada fase (la parada de taxis, la recepción) puedes ir interactuando con diversos objetos y entablar conversaciones con distintas personas.

La advertencia más importante: es simple, extremadamente simple. Cualquiera con un nivel de inglés medianamente aceptable conseguirá superar cada fase sin muchos problemas. Incluye además un par de minijuegos para profundizar en lo aprendido en cada fase.

Advertisement

Desconozco por completo hasta qué punto Rosetta va a seguir profundizando en la aplicación, pero si le suben el nivel y la cantidad de léxico, el resultado puede ser bastante interesante. Es también una llamada a que aplicaciones como Duolingo o Busuu den el salto a la TV. Puede descargarse desde la tienda de aplicaciones de Xbox. [via Rosetta Blog]

Advertisement

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)