Photo: Patches antes de la cirugía (Michelle Oblak)

Se llama Patches, tiene nueve a√Īos y es un perro salchicha al que hasta hace unos meses le quedaba poco tiempo de vida. Patches ten√≠a un enorme tumor cerebral que se hab√≠a extendido en el 70% de su cabeza. ¬ŅSoluci√≥n? Darle una nueva mediante impresi√≥n 3D.

Al parecer, el tumor había crecido tanto que para poder extirparlo había que sacar un 70% de su cráneo. A través de un procedimiento médico innovador insertaron una placa de titanio impresa en 3D, reemplazando ese 70% en una operación pionera, la primera de este tipo en Estados Unidos.

El due√Īo del animal, despu√©s de ver c√≥mo en cuesti√≥n de meses le hab√≠a crecido el bulto, llev√≥ a Patches a varios veterinarios antes de terminar en manos de la doctora Michelle Oblak, una cirujana veterinaria onc√≥loga de la Universidad de Guelph en Ontario. Oblak hab√≠a estado investigando los usos de la impresi√≥n 3D para perros y pens√≥ que la tecnolog√≠a podr√≠a ayudar a salvar al animal. Seg√ļn la doctora:

Un perro en la situación de Patches generalmente estaría sujeto a un procedimiento costoso y largo en el que el tumor y el cráneo del animal serían eliminados y luego reemplazados con una malla de titanio. Sin embargo, creía que Patches era el candidato ideal para recibir un cráneo impreso en 3D.

Image: La pieza de titanio construida en impresión 3D (Michelle Oblak)

Advertisement

El método utilizado comenzó con una tomografía computarizada de su cabeza y tumor. Posteriormente, Oblak y su equipo eliminaron digitalmente las secciones cancerosas y tumores en el cráneo de Patches. Después trazaron un mapa de cómo se vería la pieza de reemplazo de cráneo impresa en 3D y dónde se insertaría en el perro. Como explica la doctora:

Había muy poco margen para el error. Estamos hablando de menos de dos milímetros o de lo contrario la placa no cabría.

Image: Patches tras la cirugía (Dan Lopez)

Advertisement

Finalmente, Oblak envi√≥ los dise√Īos a la compa√Ī√≠a de impresi√≥n en 3D y dos semanas despu√©s la pieza de titanio personalizada estaba lista para su uso. El pasado mes de marzo el animal pas√≥ por el quir√≥fano para extirparle el tumor y colocar el nuevo cr√°neo. Despu√©s de un procedimiento de cuatro horas, el perro pod√≠a volver a caminar.

Tras el procedimiento, Patches no tiene c√°ncer. Tiene una oreja torcida y una cicatriz en la cabeza, pero parece un peque√Īo precio a pagar por la operaci√≥n que le salv√≥ la vida. ‚ÄúFue perfecto, y esperamos que esto sea solo el comienzo de una operaci√≥n que est√© disponible a gran escala‚ÄĚ, zanj√≥ la doctora. [Inverse]