Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.
Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.
La plaza frente al Lincoln Memorial en Washington D.C. prácticamente vacía el 17 de marzo de 2020.
La plaza frente al Lincoln Memorial en Washington D.C. prácticamente vacía el 17 de marzo de 2020.
Foto: Win McNamee (Getty Images)

Los sismógrafos de todo el mundo están registrando una disminución de la actividad sísmica como resultado de las personas que se quedan en casa en medio de órdenes de distanciamiento social o cuarentena por la pandemia del coronavirus covid-19.

Advertisement

Estos detectores miden las ondas sísmicas a través de la corteza terrestre, pero también detectan a los humanos en movimiento, la industria y el tráfico en forma de patrones de ruido de alta frecuencia. Durante el período de distanciamiento social obligatorio, el geólogo y sismólogo del Observatorio Real de Bélgica Thomas Lecocq decidió mirar el sismógrafo del observatorio y se dio cuenta de que los niveles de ruido en Bruselas se parecían más a como luce durante las vacaciones de invierno que a un día de trabajo. Otros sismólogos en distintas partes del mundo han encontrado una reducción de ruido similar en sus sismógrafos locales.

Advertisement

La estación de superficie en el Observatorio Real de Bélgica estuvo una vez en un suburbio, dijo Lecocq a Gizmodo. Pero la ciudad se ha expandido, y las lecturas de los sismógrafos hoy en día reflejan la bulliciosa actividad humana en la ciudad. “Cuando nieva está tranquilo, y cuando hay una maratón podemos ver a la gente corriendo”, dijo.

Una lectura del sismógrafo en Bélgica durante el año pasado, que demuestra una disminución en el ruido sísmico provocado por el hombre en las últimas dos semanas. La línea verde denota el ruido promedio. Los niveles se acercan a los de las vacaciones de invierno.
Una lectura del sismógrafo en Bélgica durante el año pasado, que demuestra una disminución en el ruido sísmico provocado por el hombre en las últimas dos semanas. La línea verde denota el ruido promedio. Los niveles se acercan a los de las vacaciones de invierno.
Gráfica: Thomas Lecocq.
Advertisement

Lecocq estudia cambios sutiles en el ruido sísmico. No hay muchos terremotos en Bélgica, pero al caracterizar el ruido, pueden descubrir cómo eliminarlo para ver eventos más débiles o más distantes. Además, los humanos no son los únicos que generan ruido sísmico; el viento y el océano también lo hacen, y los sismólogos pueden usar este ruido para monitorear y crear imágenes estimadas de la corteza terrestre. Por lo tanto, tenía sentido para el científico observar el impacto de la pandemia de covid-19 en curso. El Observatorio Real de Bélgica publicó en las redes sociales el gráfico que demuestra la disminución del ruido sísmico.

Las lecturas tenían sentido para Susan Hough, sismóloga del Servicio Geológico de los Estados Unidos. “Si casi todos se quedaran en casa y casi no movieran, los niveles de ruido durante el día se acercarían a los niveles habituales de la noche”, dijo a Gizmodo en un correo electrónico.

Advertisement

Otros sismólogos en otros lugares han realizado sus propios análisis en sismógrafos. El Reino Unido registró una disminución en el ruido de una estación a lo largo de una carretera, mientras que estaciones en Francia y Nueva Zelanda también han detectado un ambiente sísmico más tranquilo a medida que la gente se queda en casa. Lecocq escribió un tutorial para aquellos interesados ​​en mirar otras estaciones sísmicas.

Advertisement

“Estos gráficos no son mucho más que una curiosidad científica, pero la disminución temporal del ruido podría ser útil para los sismólogos, ya que pueden extraer más información de sus datos sísmicos”, dijo Lecocq a Gizmodo. Estos sismógrafos ahora tienen una mejor sensibilidad a los eventos de mayor frecuencia cuyas firmas están manchadas por la actividad humana, al igual que el viento y el comportamiento de la capa freática. No solo hay menos ruido sísmico, sino que también hay menos ruido audible; Lecocq visualizó un estudio que correlacionaba el ruido audible con el ruido sísmico, e incluso estudió cómo ha aumentado el ruido audible en las ciudades, con la ayuda de los datos sismológicos.

Estas mediciones sirven como un recordatorio de la pandemia en curso y de las muchas formas en que el comportamiento humano impacta el planeta.

Advertisement

Share This Story

Get our newsletter