El abogado ruso Anatoly Kucherena (en la imagen) muestra una copia del visado que por fin ha permitido a Edward Snowden abandonar su encierro en el aeropuerto moscovita de Sheremetyevo. El informador responsable de destapar el espionaje digital de estados Unidos al resto del mundo ya ha salido del edificio y se halla en paradero desconocido.

El visado que las autoridades rusas han concedido a Snowden tiene un año de validez, y le permite ir a cualquier parte del país sin restricciones. La única condición es que el joven no emprenda actividades que supongan un daño para Estados Unidos. El gobierno de Putin no ha aclarado a qué se refiere con esto y Snowden tampoco. El ex-trabajador de inteligencia tan sólo ha agradecido a Rusia su apoyo. Estas han sido sus palabras:

Agradezco a la Federación Rusa el haberme garantizado asilo según sus leyes y la normativa internacional.

Las declaraciones de Rusia y Snowden parecen más un cruce de advertencias que una charla amistosa. Se cree que Snowden aún tiene mucha información de cómo funcionan y a qué se dedican los servicios secretos estadounidenses. El jóven técnico ha permanecido 39 días encerrado en la zona de tránsitos del aeropuerto, esquivando a hordas de periodistas y a agentes del gobierno estadounidense que no deben estar muy contentos ahora mismo. [Reuters]

Advertisement

Fotos: AP Images